Ucrania rechaza el ultimátum de Rusia y lo tilda de "delirio"

Un edificio residencial dañado por los bombardeos atribuidos al Ejército de Moscú en la ciudad de Mariúpol, asediada desde hace tres semanas por las tropas rusas situada en el sureste del país, el sábado 19 de marzo de 2022. (EFE/GALYNA BALABANOVA)

Ucrania rechaza entregar las armas de su ejército y abandonar antes del mediodía de este lunes la ciudad de Mariúpol

EFE

DOMINGO, 20 MARZO, 2022: Un edificio residencial dañado por los bombardeos atribuidos al Ejército de Moscú en la ciudad de Mariúpol, asediada desde hace tres semanas por las tropas rusas situada en el sureste del país, el sábado 19 de marzo de 2022. (EFE/GALYNA BALABANOVA)

Ucrania rechaza entregar las armas de su ejército y abandonar antes del mediodía de este lunes la ciudad de Mariúpol, en el sureste del país, como exige el ultimátum de Rusia, informó este domingo una fuente gubernamental.

La viceprimera ministra y jefa del Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Ucrania, Iryna Vereshchuk, dijo al diario en línea "Ukrayinska Pravda" esta madrugada que el ministerio de Defensa de la Federación Rusa envió una carta a Kiev de ocho páginas "que son un regreso a la historia y un delirio".

"Enviaron la misma carta a la ONU, al Comité Internacional de la Cruz Roja y esperaban que las organizaciones internacionales reaccionaran y comenzaran a presionar a Ucrania. Esto no sucederá. El CICR y la ONU entienden que es una manipulación de Rusia y que está tomando personas como rehenes", respondió la viceministra al diario.

Añadió que "no podemos hablar sobre la entrega de armas. Ya hemos informado a la parte rusa al respecto", al señalar que se respondió a Moscú que "en lugar de pasar tiempo en 8 páginas de carta, simplemente abra el corredor" humanitario para que puedan salir los civiles.

La viceministra dijo que han informado a la ONU y al CICR, y que esperan la reacción de la comunidad internacional. "Es una manipulación deliberada y es una verdadera toma de rehenes", denunció.

Unas 400.000 personas han estado atrapadas en Mariúpol durante más de dos semanas en medio de intensos bombardeos que han cortado los suministros centrales de electricidad, calefacción y agua, según fuentes locales.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, calificó este domingo el sitio de Mariúpol como "un acto de terror que será recordado en los siglos venideros".

La viceministra acusó también al ejército ruso de intentar enviar a 350 niños "a la fuerza a Rusia sin permitir que nos los llevemos", lo que calificó de "terrorismo".

Rusia llamó este domingo a las fuerzas ucranianas a salir de la ciudad de Mariúpol antes del mediodía.

"La salida organizada de la ciudad se efectuará de la siguiente forma: de 10 a 12 horas todas las unidades armadas de Ucrania y los mercenarios extranjeros sin armas y municiones (podrán abandonar la localidad) por una ruta acordada con Ucrania", dijo Mijaíl Mizintsev, jefe del Centro de Control de la Defensa Nacional de Rusia.

A la vez, aseguró que las fuerzas ucranianas que depongan las armas podrán abandonar Mariúpol de una forma "segura y sin que su vida corra peligro".

Añadió que a partir del mediodía en la ciudad podrán entrar convoyes humanitarios tanto de Kiev, como de territorios del este del país, que no están bajo su control.

Con tecnología de Blogger.