El desempeño de Edesur

 

Por Bienenido Montilla / hoy.com.do

El reto de articular una estructura institucional que genere confianza en la población; procrear y sostener una relación social de la empresa con los clientes; desarrollar una cultura de consumo legal y pago puntual de la energía eléctrica servida; contribuir al crecimiento socio económico de las comunidades de su área de influencia, son objetivos que requieren capacidad, entrega y compromiso al trabajo encomendado.

La Empresa Distribuidora de Energía del Sur, que inicia su mapa de cobertura desde la acera occidental de la avenida Máximo Gómez en el Distrito Nacional hasta la franja fronteriza de Pedernales y Elías Piña, abarcando 11 provincias, 62 municipios, 96 distritos municipales, 405 secciones, 2,914 parajes y 845 barrios; y una plantilla de 3,126 empleados distribuidos en 16 direcciones generales, 66 gerencias, con la responsabilidad de mantener en funcionamiento una plataforma de 52 subestaciones, 178 circuitos para dejar satisfechos a 908,418 clientes divididos en 813,667 viviendas y 94,751 establecimientos comerciales.

La administración general que inicio en agosto, definió sus objetivos, sobre la consigna filosófica de eficiencia y transparencia.

La primera gran meta es disminuir el 21.8 % de pérdidas hasta llevarlo al óptimo 17%, sabiendo que la demanda anual crece en 150 megavatios. Las pérdidas también se reducirán si actualmente 150 mil usuarios que usufructúan la energía se convierten en clientes. Para lo cual se esta haciendo de EDESUR una empresa cercana al cliente y a la comunidad, como las acciones implementadas en el populoso barrio de Cristo Rey en la capital, donde se iluminaron las calles y callejones; lo propio se está ejecutando en el amplio sector de Los Girasoles donde se empezó a reparar las lámparas como medida favorable a la seguridad ciudadana. Trabajos realizados en estrecha cooperación con los presidentes de las juntas de vecinos, líderes comunitarios y autoridades de las instituciones sociales barriales.

Cabe destacar también la recuperación de $200 millones de pesos de materiales eléctricos que fueron desechados como chatarras; el desmonte de las repudiadas nominillas conjuntamente con 8,807 conexiones fraudulentas que levantan enojos entre los clientes cumplidores que pagan el servicio de energía eléctrica con el mismo entusiasmo con que recargan constantemente sus teléfonos celulares.

Con sobrada razón el candidato Luis Abinader expresó en una actividad: Yo escuché que los Morrison eran muy inteligentes, pero desconocía que eran destacados políticos. Vale añadir: …y eficientes funcionarios.



Con tecnología de Blogger.