SAN ZENÒN: A 90 años de la furiq

 

 San Zenón destruyó en menos de tres horas casi toda la ciudad. Los muertos que dejó fueron quemados por las autoridades en piras por la magnitud de la tragedia. ARCHIVO/LD

Historia
   
Por Dalton Herrera

EN SANTO DOMINGO, mièrcoles 02 sept., 2020: Cadáveres es­parcidos por doquier, la ciudad ente­ra hecha añi­cos, olores nauseabundos por la putrefacción de los cuerpos inertes de aque­llos que no tuvieron opor­tunidad de cobijarse en una estructura resistente a los vientos huracanados del ciclón San Zenón.

Ese ambiente de pesa­dilla era descrito hace 90 años por los periódicos de la época que detallaron una cronología de cómo aquel monstruo atmosféri­co se tragó a la República Dominicana.

El periodista Oscar De­lanoy en un artículo titu­lado: “Recordando la tra­gedia”, publicado en el LISTÍN DIARIO, se encar­gó de escribir en síntesis todo lo ocurrido aquel 3 de septiembre de 1930.

“Las 11:00… El viento arrecia, la lluvia se hace intensa, la gente divertida se entrega a esparcimien­tos con motivo del fenó­meno que se avecina… Las 12:00… la una de la tar­de… La temperatura toma incremento…Las casuchas débiles comienzan a ceder al ímpetu del viento enco­rajado…Las dos…El ciclón entra en su periodo devas­tador: las gentes compren­den la magnitud de la des­gracia que les amenaza y huyen de la muerte, bus­cando asilo en las viviendas más robustas… Y en vano…, todo cede a la presión furiosa del vendaval…

El artículo prosigue: “Las tres… la ciudad está en ruina… Veinte minutos de claridad misteriosa… cen­tenares de cadáveres, milla­res de heridos y mutilados yacen bajo los escombros de las nuevas barriadas des­truidas…Lamentos de do­lor, gritos de espanto….las tres y veinte de la tar­de…De nuevo el imperio del vendaval…el terror in­vade las almas desoladas…El cielo pretende echar por tierra toda la obra de más de un siglo de esfuerzos…Las cuatro…las cinco…las seis….El ciclón se aleja…La ciudad está en escombros…La muerte y la desolación reinan por doquiera”.

De acuerdo a los registros de la época, el huracán rozó tierra dominicana a la altu­ra del cabo Caucedo, donde está ahora el aeropuerto Las Américas y penetró a tierra a la altura de Villa Duarte, en­tró a Santo Domingo en di­rección noroeste y cruzó to­da la isla hasta salir por Cabo Haitiano, en Haití.

San Zenón destruyó en menos de tres horas casi to­da la ciudad. La zona me­nos afectada fue la colonial, pero los barrios al norte y al oeste de las viejas murallas fueron casi completamente barridos. Se estimaron más de tres mil muertos.

La cantidad de muertos de San Zenón era tan gran­de que las autoridades deci­dieron quemarlos en gran­des piras que se levantaron en lo que se llamaba la pla­za de la Colombina, hoy parque Eugenio María de Hostos.



Estado de Emergencia

Al día siguiente, el dicta­dor Rafael Leónidas Truji­llo se vio obligado a decla­rar el estado de emergencia nacional debido a las devas­taciones y luego de que Es­tados Unidos le negara un empréstito de 50 millones de oro americanos que ha­bía solicitado para enfren­tar los daños ocasionados.

La Ley de emergencia en ese momento fue propues­ta por Willian Duna, conse­jero financiero del gobierno y la misma permitió seguir pagando los intereses de la deuda externa.

Su formación

Los registros climatológicos del año 1930 hasta agosto, señalaban que República Dominicana se encontraba ante una poderosa sequía meteorológica, donde la al­tura pluviométrica para to­do el mes solo alcanzaba los 18 milímetros, la me­nor de los últimos 20 años. También en lo que se refie­re a la formación de ciclo­nes tropicales, hasta finales de agosto solamente se ha­bía formado un huracán, el día 21, con una trayectoria que lo mantuvo sobre las aguas del océano Atlántico, sin acercarse a las áreas de tierra a excepción de la isla Bermuda.



 

Para el 1 de septiembre se recibió en Santo Domin­go un cable de Washington, informando de un disturbio de considerable intensidad al noreste de la isla de Mar­tinica. Debido a la ausencia de barcos al este de las An­tillas Menores, los prime­ros reportes de la presen­cia de San Zenón fueron los informes de las islas de Barbados a Dominica, que, aunque mostraban una presión ligeramente deba­jo de lo normal, la circula­ción de los vientos del norte al noroeste en Dominica y del oeste en la zona de Bar­bados daban evidencias de que se acercaba una pertur­bación.

Puerto Rico informó de fuertes vientos “aciclona­dos”. Bajo esas condicio­nes el Director del Servicio Meteorológico de la Repú­blica Dominicana, Don Au­relio Ortori, dio “el AVISO correspondiente a las au­toridades competentes del país y a los periódicos para que se tomen las precaucio­nes del caso”. Esto es lo que en este momento se trata de implementar, 75 años después, como una Alerta Temprana.

Tres días después, Repú­blica Dominicana no volve­ría a ser la misma.

 DATOS

18 huracanes.

En los últimos 90 años la República Dominica­na ha sido impactada por 18 huracanes, 11 de ellos con categorías de entre tres y cinco, considerados de gran intensidad, en la escala Saffir-Simpson que mide la intensidad de los ciclones.

Daños.

Las pérdidas genera­les dejadas por el ciclón San Zenón en República Dominicana fueron esti­madas en 15 millones de dólares

Con tecnología de Blogger.