Isidoro Gil Méndez Pérez (Hachegil, La Guinea)

 

 Isidoro Gil Mèndez Pèrez  (Hachegil, La Guinea)

Por Rafael Matos Feliz

La presente síntesis, tiene un alto significado por dos razones emotivas. La primera fue el impacto emocional que sentimos

cuando recopilando los datos de los deportistas barahoneros con Don Luís Sánchez (EPD), él mirándonos fijamente, indicó con mucha vehemencia, “En ese libro que usted piensa escribir, hay una persona que no debe faltar, me refiero a Hachegil Pérez (La Guinea), quien ha sido olvidado por todo el mundo y no se le recuerda en ninguna parte” y sentenció “es necesario hacer un acto de justicia con este señor”.

La segunda razón fue cuando fuimos a entrevistarlo, lo encontramos postrado en cama y con una pierna amputada; a pesar de ello, sus familiares con mucho cuidado y esmero, lo sentaron en su silla de rueda y al rato estaba saludándome y con una sonrisa. Se nos advirtió, que presentaba ciertas lagunas mentales por su edad y los duros golpes que le dio la vida.

Al explicarle sobre nuestra visita, su cara se transformó y comenzó a decirnos repetidas veces “yo fui tercera base y era muy bueno, me embasaba mucho y era el mejor corriendo, nadie me ganaba”. Recordó otros episodios de su vida deportiva, algunos de sus compañeros de juego y algunos pueblos, en los cuales demostró su calidad. Otros datos los obtuvimos con Luís Sánchez. Isidoro Gil, quien se conoció como Hachegil Pérez o “La Guinea”, vino al mundo en la comunidad de Villa Jaragua, provincia Bahoruco, el 27 de diciembre del 1927. Fueron sus padres los señores Ramón Pérez y Francisca Javiela Desena Méndez.

Se inició a temprana edad en el béisbol y se desempeñaba como tercera base. Luego, vino a vivir a Barahona con doce años de edad. En este nuevo espacio, continúa su motivación por el deporte rey y en 1941, antes de cumplir 14 años, juega de manera regular en tercera base; ahora con uno de los equipos contendores del momento y de la ciudad.

Alcanzó el Tercer Grado de la Primaria, actividad que compartía con sus labores deportivas en el mismo recinto escolar y en su barrio. Cuando tiene 17 a 18 años, comienza a hacerse sentir en las competencias beisbolísticas. Su figura delgada y de mediana o baja estatura le conferían un estilo ligero, aspecto al cual sabía sacarle mucho provecho, pues tenía una asombrosa velocidad para desplazarse entre las bases; razón por la cual se le llamaba “La Guinea”, pues alcanzar un ejemplar de esta ave galliforme, es una verdadera odisea; y es así como se hace famoso y se le conoce como uno de los mejores dando hit en el cuadro, como líder conectando infield hit.

Para los jugadores contrarios, se hizo una tarea muy difícil hacerle out a Isidoro Gil y con cualquier rodado en el cuadro, se anclaba en la primera base mucho antes de que la bola llegara al guante y acto seguido se estafaba la segunda, aprovechando el ritual de lanzar y el menor descuido del lanzador.

Hachegil entra a jugar a la Selección Amateur de Barahona y allí encuentra estrellas como Femo Petterson, Paleta Medrano, Panchito Boché, Nery Martínez, Ike Arias, entre otros. Se caracterizó por ser el mejor en alcanzar la primera base. Cada vez que el equipo local necesitaba anotar la primera carrera o embasar a alguien, lo colocaban como abridor o como emergente en momentos oportunos.

Con este historial se desarrolló como beisbolista y así se dio a conocer en Azua, San Juan, San Cristóbal, Baní, Ocoa y otros pueblos más. Su equipo ganó muchos juegos y varios campeonatos y él vio acción en aproximadamente unos doscientos juegos, en los cuales su aporte fue determinante.

Hachegil tuvo que compartir el deporte con actividades productivas. Se hizo bombero y se desempeñó como Inspector de Costas y en otras faenas, que le permitían solventar sus necesidades. Es la presión de esta última realidad, la que le va obligando a apartase lentamente de la vida deportiva hasta alejarse totalmente.

Conoce a la señora de nombre Gloria (ya fallecida), madre de sus dos primeros hijos, con ella procreó a Isidoro Gil y a Máximo. Luego conoce a la señora Celia Méndez (también fallecida) y con ella tiene a Víctor Manuel y por último, se relaciona maritalmente con la señora Octavia Urbáez y con ella procrea a sus hijas Katia Maritza y María Cristina. Isidoro Gil Méndez Pérez falleció el 15 de diciembre del 2008. En sus últimos años fue olvidado por su pueblo y de esta forma hemos ido atropellando a nuestras glorias.

¡ADMIRACION Y RESPETO A TU MEMORIA E HISTORIA DE VIDA, ISIDORO GIL!

Con tecnología de Blogger.