Una aceptacion pasiva


Por Ramon Dandrade

La democracia sólo es posible cuando se tiene la exacta dimensión de una cultura democrática. He alli la necesidad de un nuevo lenguaje, de la creación de nuevos paradigmas. Es una cultura de la responsabilidad colectiva. La demacrácia debe ser considerada como un sistema cultural.

Esto es, debemos ir a los conceptos de pertenencia y ciudadanía, a la revalorización de la cultura como conciencia critica. La democrácia reposa sobre la autonomia humana y la cultura es un componente esencial de la complejidad de lo social historico. De lo que somos testigos es de una desocialización sucedida. Nuestra sociedad requiere la reconstitución de su tejido social asegurando la convivencia mediante procesos de entendimiento sostenible en el largo plazo pero ese camino está lleno de escollo.

Es necesario promover la edificación institucional de la democrácia y el estado de derecho; contar con instituciones judiciales respetadas y creibles para la administración y solución de conflictos por vias pacificas, para llegar a un consenso sobre lo que no es aceptable promover y los medios que resulta inaceptable emplear para proteger intereses por legitimos que sean. Todo eso supone la aplicación de un enfoque multilaterar del ejercicio de la justicia en el proceso de cambio en el que estamos envuelto.

Se debe privilegiar la actitud reflesiva sobre lo emocional. Sin ello,  la paz es apena el interregno de una inacabada espiral cíclica de conflictos y violencia, Si bien la resolución del conflicto se encamina en el corto y mediano plazo a llegar a arreglos que  satisfagan minimamente las demandas de los contendientes, la trasnformación del conflicto supone atender y dar solución a los problemas estructurales y culturales profundos que le dieron vida y restablecer el tegido de convivencia social que ha sido roto durante estos últimos dias.

Estamos viviendo una nueva era, el danilismo, el leonelismo emiten los últimos estertores de su agonia en la politica,  pero quieren seguir anclado en sus doctrinas que le impiden ver como es la realidad que los cincunda, y no quieren darse por vencido creyéndose amo o dueño de un poder que es transitorio y no para vida.

Irresponsablemente estan asumiendo, un rol feroz ambos contendientes en lugar de abril mediente acciones politicas contundentes y veraces los caminos para el entendimiento y la paz, pués la pugna en que se han metido no le faborece claramente a ninguno de los dos, ni al partido que los llevó al poder ni mucho menos al País.

Todavia es tiempo de promover un diálogo,  edificar y buscar medios que resulten aceptables para la solución del conflicto y dejar los intereces personales por legitimos que sean, llegar a un acuerdo no cuesta mucho solo privilegiar una actitud reflesiva sobre lo emocional y buscar entendimiento para salvar la institucionalidad del partido que a llevado los destinos del País por varios años consecutivos, aportando soluciones de desarrollo cuando las causas asi las han ameritado y en casi todas han sido resueltas y sanadas.

El PLD, merece respeto y no que lo esten pisoteando y menospresiando con  diviciones por intereces personales, para que sectores sociales y políticos leccionen con injustas acciones, posturas equivocadas y quieran tratar de desmontar el sistema democrático y respetuoso inspirado e intaurado, por uno de los hombres mas serios y honesto que ha tenido la política Dominicana en los últimos años el ilustre Profesor Juan Bosh.

  Recibido de: El Biran NY
Domingo, 01 Nov., 2019.
Con tecnología de Blogger.