LAS LIBERALIDADES: Reglas particulares de algunos testamentos (9 de 13)


Existen reglas sobre la forma de determinados testamentos, denominadas así por nuestro Código Civil en la sección segunda de su

capítulo quinto, a las cuales se consagran los artículos 981 hasta el 1001 para los siguientes testamentos:

· Testamento militar.

· Testamento hecho en tiempo de peste.

· Testamento marítimo.

· Testamento otorgado por un dominicano en el extranjero.

En un texto que el Dr. Artagnan Pérez Méndez califica de anacrónico, el artículo 981 del Código Civil dispone que los testamentos de los militares y los empleados del ejército sean otorgados ante el jefe de su batallón o escuadrón o ante otro oficial de grado superior, en presencia de dos testigos o ante dos habilitados al cuerpo o uno solo asistido por dos testigos. Tales consideraciones fueron emitidas en razón de que hoy en día existen en el ejército los oficiales de leyes, a quienes pueden ser remitidos los militares y “empleados del ejército” si se encontraran en imposibilidad de presentarse ante un notario del municipio donde preste sus servicios.

El artículo 983 del Código Civil reduce el marco de aplicación del 982 a favor de quienes estén en expedición militar, de cuartel o en guarnición fuera del territorio de la república o prisionero del enemigo. El testamento hecho en esta forma expira seis meses después de haber regresado el testador al sitio donde pueda emplear las formas ordinarias, conforme lo establecido por el artículo 984 del Código Civil.

De conformidad con lo dispuesto por el artículo 985 del Código Civil, los testamentos hechos en un sitio con el cual esté interrumpida la comunicación a causa de la peste o de otra enfermedad contagiosa se podrán hacer ante el Alcalde Constitucional (hoy jueces de paz) o ante uno de los empleados municipales o rurales en presencia de dos testigos. En el siglo décimo octavo se justificaba tal circunstancia, no en el presente.

El artículo 896 del Código Civil establece que la disposición del 895 producirá efecto en favor de quienes se encuentren en los lugares infectados aunque no estén enfermos. El artículo 987 del Código Civil prescribe que los testamentos mencionados en los precedentes artículos serán nulos seis meses después de restablecidas las comunicaciones interrumpidas por las enfermedades antes mencionadas.

En cuanto al testamento marítimo, el mismo podrá ser otorgado a bordo de los buques del Estado por ante el oficial comandante del mismo, por ante quien lo sustituya en el servicio conjuntamente con el oficial de administración o quien haga sus veces. En los buques mercantes recibirá el testamento el dueño o patrón, todo de conformidad con el artículo 988 del Código Civil.

En los buques de guerra, el testamento del capitán o del oficial de administración y en los mercantes el del capitán, dueño o patrón o el del sobrecargo se otorgan ante quien lo sustituya, así lo establece el artículo 989 del Código Civil.

Estos testamentos deben redactarse en doble original, así lo dispone el artículo 990 del Código Civil, porque si el buque arriba a un puerto extranjero en el cual haya cónsul de la república, quienes los hayan recibido tienen la obligación de depositar uno de esos originales cerrado y sellado en manos del cónsul, quien lo remitirá ante el Ministro de Marina (hoy Armada de la República Dominicana), quien lo hará depositar ante un notario y, si no hubiere, en la alcaldía del lugar del domicilio del testador.

De conformidad con el artículo 992 del Código Civil, al regresar el buque a la república, sea de su matrícula o de otra, los dos originales del testamento o el que haya quedado en su poder, será entregado cerrado y sellado al Ministro de Marina (hoy Armada de la República Dominicana), quien lo hará depositar en la forma antes indicada. Según criterio de la doctrina, la inobservancia de estas formalidades no debe significar la nulidad de tales testamentos, ya que no son constitutivas de su redacción. En la matrícula del buque se mencionará al margen el nombre del testador y la entrega que haya hecho del testamento, así los dispone el artículo 993 del Código Civil.

El artículo 994 del Código Civil establece que no se reputará hecho en el mar el testamento que, aunque otorgado durante un viaje, si en el tiempo en que se hizo el buque arribara a puerto donde haya un oficial público dominicano, disposición aplicable también a los pasajeros quienes no forman parte de la tripulación, así lo dispone el artículo 995 del Código Civil.

El testamento hecho en el mar precisa, para su validez, de otra formalidad posterior prescrita en el artículo 996 del Código Civil para el caso de que el testador muera a bordo o en los tres meses siguientes a su desembarco en un lugar donde hubiera podido rehacerlo en la forma ordinaria.

De conformidad con el artículo 997 del Código Civil, el testamento hecho a bordo no contendrá disposición en beneficio de los oficiales del buque si no son familiares del testador.

A los testamentos privilegiados son aplicables las disposiciones del artículo 998 del Código Civil:

· Firmados por los testadores y por aquellos ante quienes son otorgados.

· Mención de la circunstancia de que el testador no pueda firmar si fuere el caso y la causa.

· La firma de por lo menos uno de los testigos y la causa de que haya dejado de firmar el otro.

El Dr. Artagnan Pérez Méndez señala que, aunque el Código Civil no lo consigne, en todo testamento no debe faltar la fecha.

El dominicano que se encuentre en el extranjero puede hacer sus disposiciones testamentarias en acto privado con arreglo al artículo 970 del Código Civil o por medio de acto auténtico con las formalidades admitidas en el país en el cual se otorgue, de conformidad con el artículo 999 del Código Civil. Este testamento puede referirse a bienes situados en República Dominicana, pero solo será ejecutado después de haberse inscrito en el registro al cual pertenezca el domicilio del testador o en el último que se le hubiere conocido. En caso de disposiciones sobre bienes inmuebles, deben registrarse además en la oficina del lugar donde radiquen sin que por ello puedan exigirse dobles derechos.

Si el dominicano en el extranjero hace su testamento ante el cónsul dominicano en funciones de notario, debe ajustarse a las formalidades de la ley dominicana.

ÁGUEDA RAMĺREZ DE RODRĺGUEZ

2 de diciembre 2019
Con tecnología de Blogger.