LAS LIBERALIDADES. La institución del heredero y los legados (10 de 13)


En su obra Sucesiones y liberalidades, el Dr. Artagnan Pérez Méndez se refiere a la expresión institución de herederos como tomada del derecho romano, para calificar en el derecho actual la designación por testamento o excepcionalmente por contrato de matrimonio, de un legatario universal, en principio, asimilado al heredero. De conformidad con el artículo 967 del Código Civil, toda persona puede disponer por testamento de tres formas:

· Bajo el título de institución de herederos.

· Por medio de legado.

· Por medio de cualquier denominación oportuna, a los fines de expresar su última voluntad.

Las disposiciones testamentarias pueden ser universales, a título universal o particulares, de conformidad con lo que expresa el artículo 1002 del Código Civil.

No importa la forma en que la voluntad lieral del testador haya sido expresada para que haya legados, y su nulidad no resulta del empleo erróneo de términos hecho por el testador, siendo esencial que la voluntad del testador sea cierta, pudiendo externarse aunque resulte de cargas impuestas al legatario o por medio de un reconocimiento de deuda, así como también de una desheredación pronunciada contra algunos herederos. Cuando el legado no contiene ninguna designación del legatario, resulta inoperante.

Por medio del testamento, el testador hará designación del legatario y del objeto del legado, estando su redacción sometida a ciertas formalidades por ser un acto solemne. En caso de que la redacción no esté muy clara, deben aplicarse las reglas de interpretación de los actos jurídicos y pertenece al juez del fondo investigar soberanamente cuál ha sido la voluntad del testador, teniendo en cuenta el contenido mismo del testamento como prueba intrínseca, aunque podría apelar a otras a los fines de determinar el verdadero pensamiento del testador, quien designa libremente al beneficiario, principio que tiene dos excepciones:

· Prohibición de legados a personas inciertas. Para que el legado sea válido, el legatario debe ser determinable, aunque puede ocurrir que en el momento de la redacción del documento no lo sea, pero sí al momento de la ejecución del testamento. Ejemplo: el inventor de un medicamento que cure alguna enfermedad hasta el momento incurable.

· Prohibición de legados con facultad de elegir. Solo el testador debe designar al legatario, ya que si deja la elección del beneficiario a cargo de otra persona el legado es nulo, conforme a criterio de aplicación de la jurisprudencia, ya que el encargado de hacer la elección puede designar a una persona no grata al testador, con lo cual podría desvirtuarse el carácter de la liberalidad.

Entre las tres clases de legados que hay existen diferencias, a saber:

· Si no concurren con herederos reservatarios, los legatarios universales tienen la saisine; los particulares y los a título universal no la tienen, de acuerdo a lo dispuesto por el Código Civil en su artículo 1004.

· Los legatarios a título universal y los universales tienen derecho a los frutos a partir del día de la muerte del testador, bajo la condición de haber intentado la demanda en posesión en el año de la muerte, conforme lo establece el artículo 1005 del Código Civil; los particulares también tienen ese derecho a partir de la demanda de entrega, según lo dispone el artículo 1014 del Código Civil.

· Los legatarios a título universal y los universales están, en cierto sentido, en lugar del heredero por lo que deben, bajo ciertas condiciones, soportar las deudas y cargas de la sucesión; los particulares nunca.

· Los legatarios a título universal y los universales pueden ser culpables de ocultación o distracción y verse privados de los objetos ocultados o distraídos conforme lo establecido por el Código Civil en su artículo 792; los particulares, en caso de distracción, solo deben ser pasibles de las acciones del derecho común, sean penales o civiles.

Desde otro punto de vista, los legados pueden ser puros y simples o con modalidades:

· Puros y simples son aquellos cuyo efecto se produce tan pronto ocurre la muerte del testador, momento en el cual los bienes pasan a sus manos conforme establece el artículo 1014 del Código Civil. También desde ese momento sus derechos son transmisibles a sus herederos por haber sobrevivido al de cujus.

· Hay legados a término, cuando su pago está supeditado al cumplimiento de un acontecimiento determinado en el testamento, como por ejemplo la mayoría de edad. El legatario adquiere su derecho desde ese momento, definitivo y transmisible a sus herederos.

En cuanto a los legados bajo condiciones y cargas, el Dr. Pérez Méndez señala la distinción de la carga de la donación y la del legado: siendo la carga la modalidad, a veces aprovecha a un tercero, pero solamente de rechazo, la liberalidad se recibe indirectamente y no podría ser calificado como donatario o legatario por dos razones:

· La carga puede ser dispuesta a favor de una persona futura, por lo que no puede ser concebida en el día de la donación o de la apertura de la sucesión.

· Las personas morales no tienen necesidad de autorización para aceptar el beneficio de una carga de herencia que no supone a su favor una verdadera institución.

En caso de legados bajo condición resolutoria, la propiedad de los bienes legados pasa al legatario desde el día de la muerte, pero si la condición llega posteriormente a producirse, el derecho del legatario es aniquilado retroactivamente junto con el de aquellos terceros que antes de la llegada del acontecimiento habían recibido los derechos de la cosa legada.

En caso de legado bajo condición suspensiva, el legatario tiene su derecho sobre la cosa legada el día en que se realiza la condición, por lo que si fallece antes de ese momento, no transmite ningún derecho a sus herederos sobre la cosa legada, es lo que dispone el artículo 1040 del Código Civil, pero esta regla tiene algunos temperamentos:

· Una vez la condición realizada, su efecto retroactúa conforme a los principios generales.

· El legatario bajo condición, hasta tanto la misma se cumpla debe cumplir los actos conservatorios, tal como sería inscribir la hipoteca que garantice la ejecución de su legado, pudiendo así interrumpir una prescripción que esté corriendo en beneficio de un tercero.

· El legatario bajo condición suspensiva tiene un derecho adquirido y transmisible a sus herederos si parece que tal era la voluntad del testador, es lo que dispone el artículo 1041 del Código Civil.

Acerca de la aceptación o el repudio de los legados, la doctrina llega a las siguientes conclusiones:

1era. En cuanto a los efectos, se aplican las mismas reglas que rigen en materia sucesoria: mientras no haya prescrito el derecho de aceptar, los legatarios que hayan renunciado tienen la facultad de aceptar si otros no lo han hecho, sin perjuicio de los derechos que hayan podido adquirir terceras personas en los bienes legados. Por otra parte, no se puede aceptar o repudiar por partes, como sería por ejemplo aceptar el beneficio y repudiar las cargas.

2da. En cuanto a las condiciones, debemos considerar por separado las de forma y las de fondo:

· Son condiciones de fondo, aquellas que la ley prescribe en materia sucesoria, según sean o no la expresión del derecho común en materia de actos jurídicos.

· En cuanto a la forma, se puede aceptar o repudiar sin el empleo de fórmulas predeterminadas. Además, no hay aceptación de legados bajo beneficio de inventario.

ÁGUEDA RAMĺREZ DE RODRĺGUEZ

9 de diciembre 2019
Con tecnología de Blogger.