LAS LIBERALIDADES: Condiciones generales (1 de 13)

 
Al hablar sobre las condiciones generales de las liberalidades, el Dr. Artagnan Pérez Méndez, en su obra Sucesiones y liberalidades, ofrece definiciones en dos sentidos:

· En sentido amplio, como disposiciones a título gratuito, tales como la donación entre vivos, legados o instituciones contractuales.

· En sentido más restringido, el acto por el cual una persona procura o se compromete a procurar a otra una ventaja sin contrapartida.

Siendo la liberalidad un acto a título gratuito por medio del cual una persona manifiesta su voluntad de disponer de uno o más de sus bienes patrimoniales en provecho de otro sin recibir nada a cambio y con la intención de enriquecer el patrimonio del gratificado, sus elementos son:

· Intención liberal en el disponente.

· Supone la transferencia de uno o más bienes del disponente al patrimonio del gratificado.

Tal como lo establece el artículo 893 del Código Civil, quien quiere disponer de sus bienes a título gratuito solo puede hacerlo de dos formas: por donación entre vivos y por testamento.

Un tercer modo de adquirir a título gratuito es consagrado en el artículos 1082 que rige las donaciones por contrato de matrimonio a los cónyuges y a los hijos que nazcan del matrimonio, y el 1093 sobre las disposiciones entre esposos hechas en el contrato de matrimonio o después del mismo.

El artículo 1091 del Código Civil por su parte, permite que por contrato de matrimonio los cónyuges se hagan recíprocamente las donaciones que consideren oportunas. Por su parte el artículo 1092 del Código Civil expresa que toda donación entre vivos hecha entre cónyuges en el matrimonio no se considerará hecha a condición de supervivencia del donatario si no se ha expresado formalmente esta condición, y quedará sujeta a todas las reglas y formas prescritas para aquella clase de donaciones.

La donación entre vivos es el acto por el cual el donante se desprende, actual e irrevocablemente de la cosa donada en favor del donatario, quien acepta, así la define el Código Civil en su artículo 894, y sus rasgos característicos son los siguientes:

· Es un contrato, acuerdo de voluntades de quien ofrece y de quien acepta.

· En principio es un contrato solemne, convenido y pactado ante un notario y revestir las formas del acto auténtico. Sin embargo, algunas donaciones escapan a tal rigurosidad, como el don manual y la donación indirecta, como son el perdón de una deuda o la renuncia de un heredero a favor de otro o la estipulación por otros.

· El despojo del donante cuando transmite su bien sin recibir algo a cambio, rasgo esencial de la donación.

· El donante debe despojarse actual e irrevocablemente, regla que sin embargo no se aplica a todas las donaciones.

· Es un modo de disponer a título particular que solo incluye los bienes que se especifican en el acto en el cual se consiente la donación.

El testamento es el acto por el cual el testador dispone para el tiempo en el cual ya no exista, de todo o parte de sus bienes y que puede revocar en todo momento, así lo expresa el artículo 895 del Código Civil, siendo sus rasgos característicos los siguientes:

· Acto unilateral, para el cual solo se necesita manifestación de voluntad del testador.

· Acto formalista y solemne, el cual debe redactarse mediante una de las formas legales.

· Puede incluir una parte o la totalidad de los bienes del testador o puede referirse a un objeto o un bien determinado en particular.

· Produce sus efectos a partir del momento de la muerte del testador.

· Revocable hasta la muerte del testador, quien conserva la facultad de modificar las disposiciones contenidas en el mismo.

Se denomina legado a la liberalidad contenida en un testamento y puede ser:

· Particular, cuando se refiere a uno o varios bienes determinados o determinables.

· Universal, cuando se deja al beneficiario el derecho de recoger el conjunto del patrimonio sucesorio.

· A título universal, cuando se refiere a una cuota parte, sea la mitad, un tercio o un cuarto de los bienes.

La institución contractual es una convención por medio de la cual el constituyente promete al constituido dejarle a la hora de su muerte toda su sucesión, una cuota parte de la sucesión o un objeto determinado, así el instituido se convierte en sucesor del difunto, y son sus características:

· La transmisión de los bienes opera al momento de ocurrir la muerte del constituyente.

· Es un contrato.

· Es un pacto sobre sucesión futura y prohibida en principio, pero en nuestro derecho se admite en dos situaciones: por contrato de matrimonio o por favor de uno de los futuros esposos; entre esposos, caso en el cual es irrevocable.

Son condiciones básicas para las liberalidades:


· Manifestación de voluntad del disponente.

· Causa.

· Capacidad de disponer a título gratuito.

· Capacidad de recibir a título gratuito.

El disponente debe ser capaz y su consentimiento debe estar exento de vicio. No obstante, tiene dos particularidades:

· La posibilidad de atacar las disposiciones de un difunto por causa de insanidad de espíritu.

· La influencia del dolo sobre la validez de las disposiciones.

Las liberalidades, tanto las donaciones como los testamentos, deben efectuarse de parte del disponente en perfecto uso de razón, tal como lo dispone el artículo 901 del Código Civil.

De conformidad con el artículo 504 del Código Civil, después de la muerte de una persona no pueden impugnarse por causa de demencia los actos por él mismo otorgados si no hubiese sido declarada su interdicción o solicitada antes de su muerte, excepto en el caso de que la prueba de la denuncia resulte del acto mismo que se impugne.

Quienes tienen interés en impugnar la liberalidad deberán probar que al momento de redactar el acto que la contiene, su autor estaba bajo efectos de insanidad mental, es decir, no comprendía a cabalidad lo que estaba haciendo. Corresponde al gratificado probar que el disponente se encontraba en estado de lucidez mental en el momento en el cual consintió la liberalidad y el asunto es sometido a la consideración del juez del hecho.

El donante o sus herederos pueden solicitar la nulidad aunque las maniobras fraudulentas emanen de un tercero referente al gratificado, solución que se justifica por ser toda donación impulsada por el deseo de beneficiar al gratificado y, si la voluntad es provocada por maniobras dolosas, la donación pierde su razón de ser.

La causa de las liberalidades es la intención del disponente de gratificar al beneficiado sin recibir nada a cambio, siendo el fin perseguido enriquecer gratuitamente al beneficiario. Sin embargo, no siempre resulta de ese modo, ya que en muchas donaciones con cargas lo que pretende el disponente es la fundación de una obra, no el enriquecimiento del beneficiario.

La causa reside en la intención liberal y los móviles motivan esa intención. Los móviles no importan: pueden ser falsos o ilícitos, y la liberalidad es válida. En ocasiones se ha anulado la liberalidad cuando tiene un móvil ilícito o inmoral, porque en el pensamiento del

disponente constituyen la causa impulsiva y determinante, como en los casos siguientes:

· Para la jurisprudencia francesa, las liberalidades entre concubinos son válidas, principalmente cuando se trata de legado o donación hechos después de la terminación del concubinato y se han anulado donaciones hechas con el fin de dar estabilidad a la situación concubinaria.

· Para las liberalidades en favor de un hijo adulterino o incestuoso se impone su reconocimiento, siendo la filiación científica decisiva.

El artículo 901 del Código Civil establece que en toda disposición entre vivos o testamentaria se tendrán por no escritas las condiciones imposibles y las que sean contrarias a las leyes y a las buenas costumbres.

En materia de liberalidades existen dos elementos esenciales a tomar en cuenta: la carga y la condición.

La carga se refiere a la obligación impuesta al beneficiario, como por ejemplo la de no hacer o no enajenar. La condición se refiere a un acontecimiento futuro o incierto, del cual depende la formación o la resolución de la liberalidad. Por ejemplo, una persona se compromete a entregar a otra la mitad de sus bienes si gana la lotería, se trata de una condición suspensiva.

Hay condiciones que son resolutorias, es decir, cuando se cumplen o se opera de pleno derecho la resolución de la liberalidad, así lo establece el artículo 1183 del Código Civil.

Cuando el donatario o legatario no ejecuta la carga que le ha sido impuesta con la liberalidad, ésta no se revoca por el derecho mismo,

ya que el disponente y aun sus herederos quedan en plena libertad de obligar al beneficiario a cumplirla u obtener su revocación y, si la ejecución es imposible, deben dirigirse a la justicia para obtener la revocación, conforme lo establece el artículo 1184 del Código Civil.

Con respecto a las condiciones imposibles, inmorales, contrarias a las buenas costumbres o prohibidas por la ley, el artículo 1172 del Código Civil establece que las mismas serán nulas junto con la condición que dependa de ellas pero, tratándose de liberalidades, las mismas se consideran no escritas y la liberalidad no es nula sino que se ejecuta como si fuera simple, o sea, sin que se tome en cuenta la condición imposible o ilícita.

POR: ÁGUEDA RAMĺREZ DE RODRĺGUEZ,

Barahona, Lunes 07 Octubre, 2019.

Con tecnología de Blogger.