¿Un País de clase media o donde medio país pasa hambre



Ante las cosas que aquí se ven, se sienten y se viven, no sería de extrañar que haya subido de manera descontrolada el número de personas que fallecen de “ altibajos emocionales”, (esto es algo que los médicos deben anotar como una nueva patología), al recibir diariamente, noticias e informaciones que contrastan con la realidad y que en algunos casos desnudan la verdadera situación en que vivimos realmente.

Hace apenas unos días gran parte de la población recibió una de esas emociones, cuando el Presidente de la República Lic. Danilo Medina declaró que el nuestro, ya es un país de “clase media”. Sin embargo, hay que decir que a otros no les sorprenden dichas aseveraciones, puesto que vivir en las condiciones de carencias e imposibilidades que les afectan, lo mínimo que esto puede producirles es irritación.

Con la revelación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), denominado “100 Territorios Libres de Pobreza y Hambre (100-T), en el sentido de que en varias provincias de nuestro país existe una profunda desigualdad social, lo que indica que en esos territorios se pasa hambre; se produce una nueva pero diferente emoción, causando un estado deprimente, para quienes se encuentran atrapados en tales condiciones de desgracia.

Sería bueno preguntarle al Presidente, si considera él que se puede desarrollar una familia con dignidad, con el sueldo mínimo o medio, que se pagan a los que tienen la fortuna de tener un empleíto y qué es de los miles que viven del chiripeo o trabajo informal, donde más del 50 por ciento de las personas que terminan una jornada normal de trabajos y que alcanzan una “pensión de miseria”, terminan realizando trabajos de “Watchman” o simples “Serenos”; ya viejos, maltratados y sin fuerzas, además del agobio de las enfermedades propias de sus edades y condiciones. Esto es sin contar las vicisitudes. La odisea por la que pasan la mayoría, para lograr esas miserables pensiones.

En consecuencia, a alguien hay que creerle; le creemos al Presidente que parece haber sustentado su percepción en los más de cinco mil millonarios que se han hecho de las arcas del Estado, después de la muerte del Tirano Rafael Leónidas Trujillo y que exhiben fortunas de las cuales no pueden demostrar su procedencia o simplemente nos inclinamos por creer en la realidad que viven los sectores insatisfechos, que a diario viven reclamando la solución de problemas que empeoran día a día y cuyas soluciones se desvanecen cada vez más, sin que parezca importarles a nadie?.

Un país donde en lugar de ser un orgullo decir: “le serví tantos años a mi país”, da penas y tristeza tener que decir: “Hubiese sido mejor no haberle servido”.

Nos gustaría saber en cuál de los dos piés, estamos parados. ¿Clase media o hambre?.

AUTOR: Felix Betances..

13 Mayo, 2019.
Con tecnología de Blogger.