Iglesia Catòlica pide a Corte Suprema Federal rechazar preguntas de ciudadanìa en el Censo 2020

 
EN ESTADOS UNIDOS, 09 Abril, 2019: La Conferencia Católica del Estado de Nueva York, y las organizaciones Caridades Católicas de la Arquidiócesis de NY, y Caridades Católicas Brooklyn y Queens, piden a la Corte Suprema de los Estados Unidos que confirme el veredicto de un tribunal de primera instancia que impide que aparezca una pregunta sobre ciudadanía en el Censo 2020.

Las entidades católicas, junto a otras organizaciones religiosas y seculares de servicios humanos, presentaron una declaración amicus curiae (amigo de la corte) en apoyo a una demanda presentada por Nueva York, y varios otros estados y entidades, contra el Departamento de Comercio de los Estados Unidos. La Corte Suprema tiene previsto escuchar el caso el 23 de abril, luego de un veredicto favorable para los demandantes en la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York el pasado enero, que el gobierno federal ha apelado.

En la declaración, las organizaciones argumentan, primero, que la decisión del Secretario de Comercio Wilbur Ross, Jr. de agregar una pregunta de ciudadanía, violó la ley porque no informó al Congreso de su intención de hacerlo, con suficiente antelación al censo. Esta falla, argumentó la declaración, viola la separación de poderes y "tiene un efecto antidemocrático perjudicial".

Además, argumentaron, la decisión de agregar la pregunta de ciudadanía "sin duda causará un conteo poblacional gravemente bajo de los hogares hispanos y de personas que no son cuidadanas", que resultaría en daño que "es difícil de exagerar", tanto para las organizaciones de servicios humanos como para las personas a quienes éstas que sirven.

La declaración sostiene que debido al posible bajo conteo, los estados como Nueva York verían una "reducción injustificada y reasignación de fondos gubernamentales" de los programas federales que distribuyen fondos en base a los datos del censo.

"Esos recortes de fondos amenazan con causar un caos social generalizado", según la declaración, que indicó que las agencias de servicios sociales que sirven a las poblaciones vulnerables "serán empujadas al punto de ruptura". El resultado sería que las decenas de miles de neoyorquinos que dependen de estos servicios "serán (literalmente) dejados a la interperie, sin los servicios que necesitan y de los que dependen".

"Para empeorar las cosas", dijo la declaración, "la escasez de recursos amenaza con fomentar el conflicto entre diversos grupos raciales, étnicos y religiosos en un momento en que, por varias otras razones, esas tensiones ya están tristemente en aumento en este país".

Además de las entidades católicas, otras organizaciones que se unieron a la declaración amicusincluyen al Comité Judío Americano, Comisión de Líderes Religiosos de la Ciudad de Nueva York, Consejo de Organización de los Pueblos, Federación de Agencias Protestantes del Bienestar, Consejo de Servicios Humanos, Asociación Judía al Servicio de las Personas Mayores, Junta Judía de Servicios para Niños y Familias, Consejo de Relaciones de la Comunidad Judía de Nueva York, Proyecto de Educación Judía, Junta de Rabinos de Nueva York y Federación UJA de Nueva York.

Nota recibida
Imágenes del tema de Flashworks. Con tecnología de Blogger.