Censo Nacional Biométrico Para Extranjeros


Suelo despertar muy temprano con un tema dándome vueltas en la cabeza, hoy no fue le excepción.

En el día de ayer me acosté con una inquietud. ¿Cuantos extranjeros tenemos en nuestro país? ¿Realmente lo sabemos?

El cuestionamiento surge porque en un par de cuadras cercanas al residencial donde vivo, conté los habitantes que me encontraba en la calle mientras acudía a una actividad. Doce a cuatro, doce personas de otra nacionalidad cuatros dominicanos.

Lea bien lo que acabo de escribir, no es que estoy diciendo que esa es la proporción en la residencia, sino que, en la calle, por la razón que sea en el momento que transitaba conté en dos minutos doce extranjeros de una misma nacionalidad y cuatro dominicanos, estos, en dos o tres cuadras. El ejercicio no lo realice en barrio de extranjeros, ni en zona cercana al Mercado Modelo.

Yo soy cristiano o por lo menos a eso aspiro, en consecuencia, estoy llamado a ver en cada ser humano mi prójimo, soy respetuoso y promotor del respeto irrestricto a los derechos humanos y pienso que el planeta es de todos, pienso que las fronteras del mundo deben desaparecer para que transitemos libremente de un lugar a otro y como nómadas vayamos desde Alaska a la isla de Hornos, desde Ecuador hasta Kiribati.

Pero mientras esta etapa llega debemos regularizar por la paz, la tranquilidad, la convivencia y la seguridad; las migraciones.

Para bien o para mal existen los países y las naciones con sus respectivos estados y esos países, esas naciones, a través de sus estados garantizan privilegios para sus respectivos nacionales o paisanos, es ahí, en ese territorio donde el nacional tiene privilegios sobre los extranjeros, como el aquí extranjero, lo tendrá en el suyo.

Aclarado todo esto, se impone exponer lo que como título enuncié, eso de un censo nacional biométrico para extranjeros. ¿Qué es eso? Cómo saber cuántos chinos tenemos, como los identificamos, como determinar cuántos están residiendo legalmente, cuántos no. En esa misma tesitura; cuántos venezolanos, cuántos ecuatorianos, cuántos hondureños, cuántos españoles, alemanes, italianos, rusos, y cuántos haitianos.

Las huellas dactilares son únicas y un modo muy efectivo de identificar personas, así como las huellas, existen otros elementos como la córnea o el iris, la palma de la mano. Mismos que son cada vez más crecientes y seguros.

Hoy en las empresas hay lector de huellas, usted entra y sale y nadie puede “ponchar” por usted, si entró…, entró y si salió…, salió.

Teniendo ese sistema práctico y seguro, pienso que llegó la hora de saber con precisión cuántos extranjeros tenemos, de que nacionalidad son, donde están, que hacen y que patrimonio tienen.

Por seguridad nacional, debemos proceder. Además, eso garantiza que los organismos internacionales conozcan nuestra realidad y dispongan de las ayudas necesarias para estas situaciones, para eso existen por el concierto de los países que los conforman.

Es urgente este censo y con los resultados aplicar los correctivos que la realidad demande.

Sobre la aplicación de censo similares ya hay precedentes, en el año 2016, el gobierno de Bolivia inicio uno y esgrimieron para el mismo la argumentación de que el registro no es "persecutorio contra los extranjeros", sino más bien "regularizador de su condición". Y es lo que debe ser.

La moción está lanzada… ¿Quién la secunda?

Hasta la próxima.
Darío Nin.
15 Marzo, 2019: 
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com