Desde las redes piden justicia para niño degollado en Arabia Saudí

Zakariya Bader al-Jabir, niño chií que fue degollado por un conductor saudí.
     


Los internautas han lanzado una campaña en Twitter a fin de reclamar justicia para el niño de seis años degollado en Arabia Saudí.


12 FEBRERO, 2019: El hashtag #JusticeForZakariya lanzó el martes la campaña “Tormenta global en Twitter” para, a través de la red social, exigir mañana miércoles justicia para Zakariya Bader al-Jabir, niño de seis años degollado brutalmente el 27 de enero por un conductor saudí al enterarse de que era de una familia chií.

Asimismo, gran número de activistas pro derechos humanos y periodistas ya han reaccionado contra el desgarrador y horrible asesinato que tuvo lugar frente a los ojos de la madre de Zakaria.

Los medios estatales saudíes alegan que el conductor del taxi tiene problemas de salud mental, pero los lugareños insisten en que se trató de un acto de sectarismo porque el niño era de origen musulmán chií.

Zakaria, con su sangre, ha gritado su indignación por los líderes infanticidas del wahabismo”, reza un comunicado de la Asamblea Mundial de Ali Asqar, condenando el degüello del niño chií Zakariya Bader al-Jabir en Arabia Saudí.

Por todo ello, parece que el niño fue víctima de un crimen de odio del wahabismo, que propaga el régimen de Riad.

Por su parte, la Asamblea Mundial de Ali Asqar —cuyo nombre ha sido tomado del hijo de seis meses de edad del Imam Husein (P) hecho martir en la batalla de Karbala—, con sede en Irán, ha publicado un comunicado, en el que llama a repudiar las prácticas “infanticidas” del régimen de Arabia Saudí.

“Zakaria, con su sangre, ha gritado su indignación con los líderes infanticidas del wahabismo”, reza la nota, en la que destaca la “brutalidad” de los wahabíes.

Del mismo modo, el portal Muslim Vibe ha pedido una investigación adecuada y justa de este crimen de odio sectario.

Por otra parte, el Observatorio Chií de Derechos, con sede en Washington (EE.UU.), consideró el acto del conductor saudí como un crimen, cuyo origen se puede rastrear en la falta de protección a la comunidad chií por parte de las autoridades saudíes.

El grupo pro derechos humanos, asimismo, recordó “la matanza” y “la represión militar” que perpetran los Al Saud contra los chiíes. “Muchos chiíes están en prisión”, denunció.

La cúpula dirigente de Arabia Saudí es wahabí, y los musulmanes chiíes sufren persecución en ese país.

Del mismo modo, Riad ha intensificado últimamente los arrestos por motivos políticos, el procesamiento y la condena de escritores disidentes y activistas pro derechos humanos.

/Hispantv/.
Imágenes del tema de Flashworks. Con tecnología de Blogger.