APRENDAMOS A PERDONAR HOY Y PARA SIEMPRE


Es fácil hablar cuando tú no ha sido el agredido.  ¡Teórico de pacotilla!  Te saldrá decir cundo aun revolcándote en tu dolor alguien viene a ti diciéndote aprende a perdonar. Y yo te digo no perdones odia hasta la muerte, planifica tu venganza día tras días, no duermas y se obsesivo en eso; si y sólo sí, eso te restituye lo perdido y te repone el agravio, recogiendo hasta la última pluma esparcida. De no ser así, entonces reconsideremos.

En el taller “Gradúalos de persona” que imparto desde hace más de diez años, al final hacemos un ejercicio sobre el perdón. Comparamos lo situación de aquel que no perdona con la de uno que le ha tocado cargar dos ollas de aceite hirviente en ambas manos, las ollas están llenas de ese aceite, caliente, hirviente, están hasta el borde.

Tú lo llevas con cuidado para que no se desparrame, pero de repente, ves a alguien que te ha causado algún daño, al verlo pasar a lo lejos y frente a la impotencia de alcanzarlo, mueves las ollas con ira, y rabia, brusca y repetidas veces, hasta que el contenido de la olla se desparrama y cae sobre ti. Pregunto: ¿Quién recibió el mal en ese momento? Ese que cruzó a lo lejos, que no se enteró ni siquiera de tu mirada o a tú que llevas esas ollas y que recibiste directamente el contenido hirviente, que tu ira hizo desparramar.

No hay dudas sobre quien lleva la parte difícil, el dolor y la agresión. Similar sucede con la falta de perdón, quien no perdona le sucede lo de la parábola, peor aún, esas ollas no van a su lado, esas ollas las lleva encima y por dentro.

El perdón y le aseguro esto nos es filosofía barata) no beneficia al perdonado; total, él siempre estará pensando si tu perdón es auténtico o no, ahí lleva su incertidumbre. El perdón te beneficia a ti, que no estás permitiendo que un daño que recibiste hace un tiempo, te continúe lastimando hoy.

No te digo, que al perdonar olvides lo sucedió.  No te podría pedir eso, lo que te pido es que no permitas que ese recuerdo te continúe cocinando por dentro. No permitas que esa persona o situación, te continúe haciendo daño.

Te puedes apartar de él (como decimos los cristianos aun recibiendo el perdón de Dios el pecado tiene sus consecuencias), puedes resguardar por si acaso, pero ya no lo sufres más.

Otros le piden a Dios que sea el quien tome venganza, otros lo dejan a la ley de siembra, porque han entendido que, si se sientan a planificar una venganza, no dista mucho en su maldad de quien te hirió. Muchas veces el que se venga, hace mucho más daño que el que originalmente causó el agresor.

Ese padre que te abandonó y que tu no lo perdonas, esa pareja que te dejo sola o sólo en tus momentos más difíciles, ese compañero de trabajo que te calumnio, ese jefe que te tiene al coger al monte; seguro que no superan a esos que llevaron a un inocente a una cruz, que le escupieron la cara y deshicieron a latigazos punzantes sus carnes, no más que esos clavos atravesando sus manos y pies, no más que el vinagre y la hiel cuando tuvo sed y clamó por agua no más…Tal  vez piense que sí, porque éste es tu dolor y lo que te digo sucedió hace muchos años y sólo lo han contado , pero te digo algo:  este  podía vengarse en ese instante,  pero clamó diciendo . 

“Padre perdónalos …”

Te hablo a ti nuevamente, si quieres un castigo para ellos déjaselo al juez terrenal o mucho mejor aún, déjaselo al Divino, pero por amor a Dios y estima propia, no permitas que el daño de ayer continúe hoy destruyéndote. “No digas: Yo me vengaré; Espera a Jehová, y él te salvará”. Prov. 20:22.

Una pregunta más:  Si te aseguraran que morirás dentro de una semana irremisiblemente, morirás dentro de una semana. ¿A quién pedirías perdón o a quién perdonarías?  

Pero…, quien dijo que te queda una semana, a lo peor hoy podría ser tu último día, ¿Por qué no lo haces en este instante?  Te invito a escuchar la canción mi último día de Tercer Cielo. Te Dejo sus letras. Hasta la próxima.
Como si fuera mi último día, Voy a vivir en la vida, amando sincero
Mostrando a los míos cuanto los quiero

Como si fuera mi último día
Voy a luchar por mis sueños
Viviendo sin miedo
Y cada minuto, vivirlo intenso.
No voy a esperar hasta mañana, si el presente lo tengo



Como si no hubiese tiempo, Me quedara un momento
Voy a mostrar que te amo, Que estoy contento, que te tengo,
Como si tu alegría depende de mí, voy a darlo todo por ti,
Y voy a hacerte este día el mejor que pueda vivir.

Como si fura mi último chance para mirarte de nuevo,
Haré del momento, el más importante de tu recuerdo,
En el estrés de la vida, Se nos escapan detalles,
Que luego más adelante lamentamos olvidarse,
A veces se hace difícil o imposible recuperarse,

 Como si no hubiese tiempo
Me quedara un momento
Voy a mostrar que te amo
Que estoy contento, que te tengo

Como si tu alegría depende de mí, voy a darlo todo por ti
Y voy a hacerte este día el mejor que pueda vivir.
Disfrutar todo aquello que Dios me brindo
Mis amigos, familia y amor
Y voy a hacer este día el mejor que pueda vivir
Y voy a hacer este día el mejor que pueda vivir


Darìo Nin,
30 Septiembre, 2018.


Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com