El monstruo de Denver: Asesina a su familia y ante las cámaras pide por ellas

 Chris Watts, se paró frente a las cámaras de las noticias, pidió que regresaran a su esposa y sus dos hijas; las había asesinado el mismo. Por José Luis Gamboa Parra

Shannan y sus hijas, Celeste y Bella(Internet

EN DENVER, Estados Unidosm 21 agosto, 2018: Chris Watts era un monstruo, pero su esposa Shannan no lo sabía. Tampoco sus pequeñas hijas Celeste y Bella, de 3 y 4 años. Mucho menos el bebé que se gestaba en el vientre de la mujer.

Luego de que Shannan y sus dos niñas desaparecieran misteriosamente, las autoridades lanzaron una profunda investigación el miércoles 15 de agosto para dar con ellas. Pero no hizo falta, ya que horas después Watts, de 33 años, confesaría que las había asesinado.

Las tres habían sido reportadas perdidas en Frederick, unos 50 kilómetros al norte de Denver, Colorado. El hecho conmovió a la opinión pública. ¿Cómo podía ser que una madre embarazada de 15 semanas y sus dos hijas pequeñas desaparecieran sin más?

Shannan fue vista por última vez a las 2:00 horas del lunes. Fue al regresar a su casa luego de un viaje de trabajo. Estaba cansada. Allí la dejó una amiga Nickole Utoft. Al día siguiente deberían verse nuevamente. Pero algo llamó la atención de su compañera: la víctima no atendió el teléfono.

Alarmada, Utoft llamó a la Policía. Al inspeccionar su vivienda, sus pertenencias estaban allí: su teléfono celular, sus llaves y cartera. ¿Adónde podría ir sin todo eso? ¿Qué estaba pasando? Y algo más aterrador: ¿dónde estaban sus hijas?

Cuando el caso se hizo público, Watts intentó engañar a todos. Se presentó ante los reporteros y señaló que estaba desesperado por la desaparición de su esposa y sus hijas. "Nunca lo imaginé en mi vida, y no tengo ninguna idea de dónde pueden estar. Ella indicó que iría a la casa de un amiga con las niñas y eso es lo último que escuché, y eso fue todo", dijo.

Cuando le consultaron si creía que lo había abandonado, Watts respondió: "Ahora no quiero lanzar nada. Espero que ella esté a salvo en algún lugar con las niñas". Él sabía que ninguna de las tres estaba a salvo. "Las quiero de vuelta", decía sin ruborizarse. Un psicópata.

El asesino continuó con su historia. Manifestó que había dejado "las luces encendidas" por la noche para que pudieran entrar a la casa. Contó que tuvieron una discusión "emocional" la noche anterior a su desaparición, pero no detalló sobre qué hablaron. Calificó a Shannan, Bella y Celeste como "aquellas que encienden mi vida".

Mirando directo a la cámara de Denver Channel, Watts rogó: "Shannan, Bella, Celeste, si están por ahí, vuelvan. Si alguien la tiene, devuélvala. Necesito ver a todas. Necesito ver a todas de nuevo. Esta casa no está completa sin ustedes aquí. Por favor, devuélvanlas".

Horas después, cuando el FBI se unió a la investigación para encontrar a las "mujeres de su vida", Watts confesaría el crimen.

Ahora sólo falta recuperar sus cuerpos. Y sentenciar al monstruo.

/Fuente: tribuna.com.mx/
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com