LO QUE ME PASO HACEN MUCHOS AÑOS...


En el discurrir de los días del año 1997 cuando nosotros poseíamos un ganado vacuno ascendente a muy cerca de 200 cabezas, para decirlo en argot ganadero, más de 120 eran de nuestra propiedad, los demás de amigos y familiares que los confiaron a nosotros, fuimos convocados, los ganaderos de Neiba, por su gerente local, a la sazón, señor Juan Pérez, para ofertarnos una ventana de créditos del fondo FIDE, en la cual existían bajos intereses y plazos mayores. Terminada la reunión me advirtió un ganadero de la zona de apellido Tavera, con la siguiente expresión: “no te metas José Antonio, que el que se mete con el banco agrícola se azara”.

Pasaron los días, semanas y algunos meses para el entrampamiento advertido sea objeto de mi aceptación, un crédito para fomento de ganado, en leche y carne, $275,000.00, de los cuales recibimos $100,000.00(cien mil pesos dominicanos), para exactamente al momento de las grandes inundaciones provocadas el 22 y 23 de septiembre 1998 por el poderoso huracán “George” , justamente la tarde del 22, cuando un perito del Banco, irresponsable por demás nos dejó esperando con el ganado comprado encerrado en la finca, que jamás imaginamos iba a ser anegada, en lugares, a más de dos metros y medio de altura; Gallinas, Guineas, Cañaverales, Hiervas de cortes y más, fueron arrasadas por las aguas y sedimentos en su trayecto este-oeste hacia el Lago Enriquillo(el director de meteorología del momento, creo llamarse Danilo Díaz aseguró hasta el último momento que el huracán no nos impactaría).

Pasaron casi seis años de reclamos nuestros al BAGRICOLA, como le llamábamos, para que me entregue la diferencia del monto a prestar ò que reformulemos el crédito, para así poder recomponerme, ser un ente de producción como antes y evitar que la hipoteca o fideicomiso de mi título de propiedad, de extensión de algo más de 1,483 tareas de terrenos sea ejecutada; hasta que una ley de bonos, por cinco mil millones para el banco agrícola dispuesto por el gobierno 2000-2004 me alcanzó, logrando una renegociación, que de un monto de $430,000.00 me entregaron $275,000.00, me exigieron, como al efecto, pagar de los mismos el monto de cien mil pesos recibidos en el 1998. 

Con lo restante, $175,000.00, reacondicionamos pastos, cercas, regolas, cañadas y unidades vacunas, empezando en cero, un poco atascado porque el gobierno siguiente al 2004, el de Leonel Fernández se negó a cumplir lo contratado entre el banco y nosotros, lo que nos frisó bastante

hasta llegar las aguas mal manejadas de las poderosas y extraviadas en su ciclo tormentas Noel y Olga, año 2007, pueden recordar, amigos(as) lectores(as) los destrozos de la presa de Tavera en el Cibao, aquí nos tragaron con el desfogue a destiempo y criminal de la presa de Sabana Yegua, volví a cero de nuevo; mientras los $175,000.00 Versus la finca crecían en desproporción, mientras el monto de la deuda llegó a la friolera de millón y medio de pesos, y la finca, al parecer, bajaba de valor, endosándola a una tercera persona, supuestamente en un millón de pesos, obviando, a mi humildísimo parecer, los trámites mínimos de la decencia. 

La ejecución del despojo, tengo que decirlo, en gesto justo, no fue realizada por los gobiernos de Leonel, no, hice oposición al mismo, formulando proyectos de crianzas y notificando vía alguacil las intimaciones a pagos puros y simples; sin embargo, llegado el siguiente gobierno, el de las sorpresas visitas, solo hubo de llegar la información, año 2012, al asesor agrícola, señor Carlos Segura Foster y al incumbente del ministerio de agricultura, señor Esteves, para a cochi-jerbiendo, como decimos en Neiba, vendieran despojando a su legítimo dueño su finca, repetimos, en el gobierno de Danilo Medina se materializó esa ignominia, a nadie se le puede despojar de su inmueble hipotecado si el financiero tampoco a cumplido entregando la totalidad de lo pactado, si vamos a falta, en ambos casos las partes están en incumplimiento, más la primera tiene la justificación de los fenómenos naturales y la prevaricación de los funcionarios de la rama meteorológica.

Estas reflexiones-informaciones las hacemos pidiéndoles excusas a nuestros(as) lectores(as) por traer a colación estos acontecimientos personales (que pudiera haberle sucedido a otros que no tienen estas posibilidades) por estas vías, por entender de vital importancia en el conocimiento de la opinión pública, vistos momentos de escándalos en los que aparecen funcionarios públicos con la ostentación de cuantiosas fortunas como la astronómica ascendente a ochenta y cuatro mil pesos, sacados del erario, lo que significa que aquellos no trabajados no le duelen al estado, pero los no malversados pasados por manos nuestras, parece que si, o a lo mejor, en el despojo mío pudiera existir el fenómeno del testaferrato, no sé como es, pero bueno no es.

Finalmente, como si todo fuera poco, adyacente a la finca del despojo, otro crimen se materializa, un peledeista todo-poderoso de la zona llamado Fiche, ex o es subdirector de Ganadería, se apropia, a nombre del IAD, de cerca de dos mil tareas de terrenos, que aunque no poseemos titularidad, nuestra tenencia y posesión datan de nuestro difunto padre, hacen más de 80 años y en mi poder hacen ya 30 años, ¡Qué les parece!?...

POR JOSE ANTONIO MATOS PEÑA.
NEYBA, PROVINCIA BAHORUCO, RPUBLICA DOMINICNA.
15 DE JUNIO AÑO 2018.
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com