Como calificar para un préstamo bancario.


Muchas personas que están interesadas en adquirir una vivienda me han preguntado cuales son los requisitos que exigen los bancos para otorgar un préstamo hipotecario y, con mucho gusto, aquí les voy a dar algunas orientaciones.

Iniciemos por la parte de crear un historial de crédito. Este elemento es de mucha importancia pues le da al banco una información precisa del manejo, correcto o incorrecto, que las personas hacen de sus obligaciones.

Son muchos los que prefieren hacer todo pagando de contado, que se jactan de decir que nunca “han cogío fiao” y, lamentablemente, cuando se deciden a hacer algo tan importante como comprar su casa o apartamento, se encuentran con el obstáculo de que, al no tener ningún historial crediticio, el banco los tiene que investigar más a fondo y, les dificulta un poco el proceso del crédito.

En ese sentido, les recomiendo que, pasen por el banco más cercano y soliciten una tarjeta de crédito, aunque sea de poco monto, para que la comiencen a usar inteligentemente, es decir, haciendo consumos pequeños y pagando el saldo total cada mes, con el único objetivo de crear una historia de buen manejo de su crédito.

Sacar a plazos cualquier electrodoméstico, es también una excelente decisión para crear un proceso que permita a los bancos ver la forma como pagamos nuestras deudas.

La capacidad de pago también juega un papel fundamental al momento del banco decidir si otorga o no el préstamo. Las personas piensan que la garantía de un inmueble es suficiente para recibir un financiamiento y, no es así.

Para los bancos, es más importante recibir poco a poco el capital prestado y ganar lo que les toca de interés, que ejecutar una propiedad por falta de pago.

Es por esa razón que al evaluar a un posible cliente de préstamo  toman muy en cuenta la cantidad de ingresos que el mismo recibe mensualmente, verifican los gastos en los que incurre y, si consideran  que, con lo que gana la persona no puede costear sus consumos mas la cuota del préstamo, sencillamente se lo niegan.

Asimismo, dependiendo del monto del préstamo y del plazo, la edad juega un papel importante.

Si eres joven y reúnes los requisitos exigidos por el banco, recibirás con más facilidad un crédito para comprar un apartamento y pagarlo a 20 años que, si ya superas los 50 años, razón por la cual, hasta te podrían negar el financiamiento a largo plazo y/o, tratar de ofrecértelo a un plazo menor.

Adicional a lo antes señalado, el elemento más importante y el que más en cuenta tienen las instituciones crediticias al momento de evaluar una persona para ser sujeta de sus facilidades, es el que tiene que ver directamente con el buen uso del crédito.

Si por algún descuido en el pago de una obligación, por dejadez, problemas o sencillamente por mala paga, caemos en mora y vamos a parar en la base de datos en la que están aquellos que no cumplen con sus compromisos, automáticamente tendremos una luz roja que podría detener nuestras intenciones de recibir un dinero prestado.

De manera que, si estamos en la situación que acabo de enunciar, antes de pretender recibir un préstamo, primero debemos pagar las deudas y reiniciar nuestra historia.

Después que pagamos lo que debemos, una forma de permitirnos volver a empezar que usan los bancos  para dejar establecido que podemos volver a tomar prestado, es darnos una tarjeta de créditos con garantía de un depósito que previamente les hacemos.

Por ejemplo, abrimos un Certificado Financiero de 10 mil pesos a un año y solicitamos una tarjeta de crédito con la garantía del mismo. El banco otorga la tarjeta de hasta un 80% del valor del Certificado, con la condición de que, si no la pagamos totalmente cada mes, se cobran del dinero  nuestro que tienen.

Si cumplimos bien y pagamos religiosamente durante un año, se elimina la garantía del Certificado, nos permiten usar la tarjeta de manera normal  y vuelven a considerarnos como posibles clientes para futuros préstamos.

Como vemos, recibir un crédito de un banco no es tan simple como a veces pensamos y, lo mejor que podemos hacer, aunque consideremos que jamás lo podríamos necesitar, es, desde el inicio de nuestra vida de adultos, hacer las cosas correctamente y cuidar nuestro crédito como el más importante tesoro.

POR CÈSAR FRAGOSO.
04 MAYO, 2018.

Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com