Republica, Libro Editora Feria Dario Nin


Recientemente el Gobierno Dominicano, puso en ejecución el macro proyecto República Digital. Es un proyecto que si se regentea como se debe, está llamado a transformar la sociedad dominicana con rumbo a la cada vez más complicada era digital, por lo menos; lo de complicada, para los que sin nacer ella, estamos aquí.

La realidad digital y su consecuente realidad virtual, valga la figura, ¡Es una realidad! 


Así como pasó la época de las palomas mensajeras, los jinetes para mensajería, las diligencias con los correos de pueblo en pueblo, los rollos de cueros, los papiros y otros; la era del papel pasará y usted y yo, la estamos viendo pasar. Un ejemplo son los periódicos digitales, más baratos, más efectivos, más alcance, a tal punto que cuando se lee una noticia en un periódico impresos, luce vieja o atrasada porque ya lo hemos leído y releído por los digitales y ha llegado hasta el más aparado rincón.


Hoy se incentiva el uso de Tablet, en vez de mascota, hoy se investiga con un mando de voz, hoy tú le dicta a un celular o a una computadora y el instrumento, aparato, o como se le quiera llamar (TIC), te escribe, si tu escribe, te lee, te completa las ideas. te corrige la ortografía, te guía en la ciudad y hace quien sabe cuánto más y aún sigue.

Es más, el asunto va más lejos. Hoy nadie almacena grandes informaciones históricas o de otros tópicos en la memoria biológica, se almacenan en la de los discos duros del pc, en la de los celulares, en la nube o en otros muchos dispositivos.

Aunque no lo creamos, por la miseria rampante que nos rodea, estamos en una época súper desarrollada tecnológicamente y eso tomando en cuenta solo las que nos sueltan; imagínense las que son secretos militares de las grandes potencias.

Pero bien …, lo que hoy quiero tocar se resume en el título de este escrito: REPUBLICA, LIBROS, EDITORA Y FERIA DIGITAL. Este está evocando a la República Digital, proyecto   que está destinado a conectar al país mediante grandes bandas digitales para reducir las brechas entre los distintos sectores sociales. ¡Eso es excelente!, pero lo sería más aún, si esa república digital también abriera un vínculo para que los libros sigan siendo digitalizados, que se vayan sustituyendo los libros de papel, ya que frente a otras posibilidades hoy son un gran desperdicio.

He visto muchos libros de los impresos por el Ministerio de Educación rodando y tirados a la basura, muchos de los que almacenamos en nuestras casas y oficina se han convertido en decorativos que abrimos muy poco y terminan siendo presa de la polilla y el polvo.

Sería bueno que el Estado proporcione una editora virtual, tipo la que tiene Amazon. Jeff Bezo, su creador creyó en el proyecto y solo hay que investigar en que se ha convertido Amazon hoy.

Podemos ensayar con la dirección de un proyecto como República Digital, para catapultar la Republica Dominicana en un bastión de impresión, difusión y comercialización de libros a nivel mundial, sin que esto sea limitativo.

Nuestra Feria Internacional del Libro, mientras pasa el papel, puede ir convirtiéndose en Feria Internacional hibrida del libro (con libros físicos y digitales), con una gran sala de lectura con concursos a lectura  que llame la atención nacional e internacionalmente , seminarios y talleres para enseñar a leer y conceptualizar , (un record mundial de lectura, sería una gran atracción) con un premio en metálico, llamando a autores para que presenten sus obras inéditas para que  un gran jurado la depure    y conforme a la calidad e importancia se  incentive  la edición o impresión.

En fin, habrá menos casetas que desbaratar al final    menos costos, más beneficios para todos. Los participantes podrán seguir vendiendo aun después de finalizada y los interesados podrán seguir accediendo.

Para la presente Feria, el Ministro de Cultura resaltó, que en esta nos hemos ahorrado una cantidad significativa de dinero; cincuenta y tres millones para ser exactos. Nos ha dicho que esta feria nos cuesta ochenta y dos millones (RD$82,000000.00). La comparó con la del año 2015, que costó según él mismo expresó, ciento cincuenta millones de pesos dominicanos(RD$150,000,000.00).

Nos cabe aquí una pregunta: ¿Cuánto han costado las otras?

Aclaro, para evitar crucifixión, no es que estoy opuesto a la feria, ¡Dios me libre!, aquí se vive cultura, comercio, diversión, relaciones internacionales, turismo y mucho más. Lo que digo o trato de decir es que, hoy existe una realidad; debemos caminar con ella, buscar ahorros y aumentar beneficios.

Sigamos con la feria, pero tomen en cuentas los aspectos señalados, lo que se desperdicia cuando pasen los diez días de la feria, pueden aprovecharse de por vida, con una feria Internacional física y digital, se leerá, se venderá y después de la fiesta nos quedará mucho más que la resaca.

Ah, por favor lo de la editora puede ser una gran realidad cultural y económica para el país ¡Pónganle el cascabel a ese gato!

Hasta la próxima. 

Dario Nin. centropersona@hotmail.com.

21 Abril, 2018.-

Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com