La obra Monte Grande aportará por diversos frentes en el sur de RD

Olgo Fernández calcula que con la energía que se generará -vía las hidroeléctricas- se abastecerá a las cuatro provincias del “sur alto”.


La disponibilidad de agua para riego que habrá de forma adicional representaría unos RD$3,000 millones por año


EN BARAHONA,. (Repùblica Dominciana), 18 abril, 2018: La construcción del Proyecto Múltiple Monte Grande representa la solución a un conjunto de problemas que por años han impactado en importantes provincias de la región Sur del país, aseguró ayer el director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi), Olgo Fernández.

Una vez concluida la obra, que envuelve cinco componentes, se prevé que habrá un efectivo control de inundaciones, una disminución de los daños en las tierras situadas aguas abajo, la garantía de servicio de agua potable y el incremento de la disponibilidad efectiva del agua de riego. Esta última representaría unos 10 metros cúbicos por segundo adicionales, que en el año serían 315 millones de metros cúbicos. Los números que maneja Olgo Fernández indican que con Monte Grande se generarán 2,500 empleos directos y otra importante cantidad de manera indirecta. En el momento que la obra entre en ejecución con todos sus componentes generaría 12,500 empleos en la región, para integrar la parte agrícola, la de generación, la de contra inundaciones y la parte ambiental que se va a aprovechar. “Esto, porque inmediatamente la obra esté lista se formarán cooperativas para crianza de peces y otras actividades acuáticas. Eso está contemplado en el proyecto”, aseguró el director del Indrhi, entrevistado en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe.

De los cinco componentes de Monte Grande el primero se concluyó, que fue la rehabilitación y complementación de la presa Sabana Yegua, que está lista y en servicio. Eso tuvo una inversión de US$89 millones. Monte Grande tiene un segundo componente, que es construcción de los sistemas de riego para las provincias Bahoruco e Independencia. Actualmente se está en la fase número tres. El cuarto componente es un poblado para alojar a las familias de varias comunidades que serían afectadas por el lago de la presa. Un quinto componente son las obras de mitigación de la cuenca baja. “Tenemos las hidroeléctricas que se van a construir, que no están contempladas en el financiamiento para Monte Grande”, dijo Fernández en otra parte del diálogo.

Entre las comunidades incluidas para el traslado figuran Monte Grande, que está a un kilómetro y medio -aguas abajo- del punto donde estará la presa; Los Güiros, La Meseta y San Simón. Olgo Fernández acudió al encuentro con este diario acompañado de Eliseo González, director de Planificación y Desarrollo Hídrico del Indrhi; Quintín Rivera, coordinador del Proyecto Azua II; Leonel Duarte, coordinador de la Unidad del Proyecto Múltiple Monte Grande, y Fernando Marte, gerente de Comunicaciones.

Duarte aseguró que hay un plan bien estructurado para reubicar a las familias que serán desalojadas para dar paso a la obra. Se refiere a que se realizó un censo hace un tiempo y acordado con los pobladores de todas las demarcaciones y con autoridades eclesiásticas. “Sin embargo, el Indrhi ha dejado claro que “siempre aparecen unas personas que tratan de colarse”. Eso se ha evidenciado porque cada vez que se ha hecho un levantamiento de beneficiarios aparece una cantidad más elevada que en la versión anterior.

Tanto Olgo Fernández como el staff que estuvo con él se refirieron a dos hidroeléctricas contempladas en el Proyecto Múltiple Monte Grande, y dejaron claro que –aunque forman parte de la obra- no están incluidas dentro del préstamo. El financiamiento que requerirían en conjunto las dos, alcanzaría entre los 50 y 60 millones de dólares, calcula Olgo Fernández. “En la oferta con Andrade Gutierrez lo que se previó fue una central hidroeléctrica a pie de presa, pero posteriormente con el desarrollo de los estudios y los diseños, que no estaban definidos previamente, el Indrhi se dio cuenta de la pertinencia de que la turbinación no se hiciera en el pie de la presa, sino que fuera una turbinación distante, explicó Eliseo González. Dijo que con eso, la generación hidroeléctrica casi se va a triplicar y eso es un potencial que se
está creando. “Será un aprovechamiento integral”, indica.

Aseguró que habrá la posibilidad de turbinar entre 20 y 25 metros cúbicos por segundo de agua. Andrade Gutierrez (de origen brasileño) junto a la empresa Servinca (de origen dominicano) conforman el consorcio Monte Grande, que es el encargado de hacer la obra. El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos calcula que el retorno de la inversión en el proyecto Monte Grande se daría en diez años, porque esa obra no solo tendrá beneficios para la región “Sur largo” que envuelve a las provincias Barahona, Bahoruco e Independencia, sino también en la provincia de Azua. Olgo Fernández, plantea que inmediatamente la presa Monte Grande esté lista, ya la presa Sabana Yegua (de Azua) se liberará de ser la primera fuente de abastecimiento de agua en la zona y se podrían sacar de circulación unas 183 electrobombas que están instaladas en la región, porque habrá riego por gravedad y no será necesario gastar energía en ellas despachando agua.

Por vía de Monte Grande se producirán unos 18 gigavatios hora, lo que significa que eso al año representará unos 15 millones de dólares que servirán para reivindicar una parte de la inversión realizada. El ingeniero Eliseo González, director de Planificación y Desarrollo Hídrico del Indrhi, calcula que –concretamente- se recuperarían unos 150 millones de dólares de los 250 millones que costaría la presa por vía de esa generación de energía a la que se refiere.

La fecha prometida es el 30 de abril del año 2020

De acuerdo con el calendario de labores que se lleva en la presa Monte Grande, la obra deberá ser entregada el 30 de abril del año 2020, calcula Olgo Fernández. Se está trabajando en ella 24 horas en varios turnos.

Respondiendo a una pregunta de Héctor Linares, Olgo Fernández dijo que producciones como las de banano, plátano, la caña de azúcar, el tomate, la cebolla y otros tendrían un incremento en sus volúmenes, una vez se cuenta con más agua, como resultado de la existencia de la presa. Las estimaciones son de que habrá una incidencia directa en unas 705 mil tareas, con el sistema de riego por gravedad, que actualmente no existe. Olgo Fernández asegura que con Monte Grande se evitará también la crecida del lago Enriquillo, en la provincia Independencia.

Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com