Las aspiraciones del nieto de Trujillo y los juegos políticos por el poder de la Nación



 Jurídicamente Ranfis Domínguez Trujillo, nieto del cruel dictador Rafael Trujillo, está inhabilitado para ser candidato a la presidencia y a la vicepresidencia del país de cara al torneo electoral del 2020. Esto así porque el texto Constitucional establece en su Artículo 20 que “las dominicanas y los dominicanos que adopten otra nacionalidad, por acto voluntario o por el lugar de nacimiento,” podrían aspirar a las funciones publica indicadas “si renunciaren a la nacionalidad adquirida con diez años de anticipación a la elección y residieren en el país durante los diez años previos al cargo”. 

Como se sabe, el nieto del cruel dictador nació en New York y hasta prueba en contrario éste no ha renunciado a la nacionalidad estadounidense. Alegar que tiene el tiempo requerido de residencia en el territorio nacional, lo cual hay que probar, y que dispone de una cedula de identidad dominicana, cosa que cualquier narcotraficante adquiere sin muchos problemas, no completan el conjunto de requisitos que sobre el tema en cuestión requiere la Constitución, texto que aun en teoría sigue siendo Ley de leyes.

Sin embargo esto que establece la ley no siempre se corresponde con el país real. El nuestro es un país con una débil base institucional, donde la Constitución fue catalogada como simple “pedazo de papel” por un Presidente de la República, personaje que después sería considerado como “padre de la democracia”. La tradición recoge que su aplicación (de la Constitución) depende en mucho de los juegos políticos que se desarrollan por el control del poder. El mejor ejemplo en la historia reciente en este sentido negativo lo constituye la cúpula que controla al PLD, cúpula que siguiendo una negativa tradición de dictadores y caudillos modificó el texto Constitucional para que sirviera a sus planes continuistas. De ahí que no sea descartable que por conveniencias políticas espurreas el PLD viole de nuevo la ley y la Constitución y reconozca al supuesto partido del nieto de Trujillo y le permita candidatearse para la presidencia del país. Si al PLD una acción de esta naturaleza, aun siendo anticonstitucional, le ayuda a dispersar y debilitar aun mas a las fuerzas opositoras, la convierta en realidad sin pensarlo dos veces. Por demás, el discurso xenófobo que distingue al nieto del dictador Trujillo sirve a la estrategia del oficialismo morado de desplazar el tema de la lucha anticorrupción y por el fin de la impunidad como uno importante para la población dominicana.

Aun siendo un factor incidental, no deja de tener valor el hecho cierto de que Domínguez Trujillo es presidente de la Fundación Rafael Leónidas Trujillo Molina que tiene como misión hacer una “justa restauración de los 30 años mutilados a nuestra historia”, conocidos como “Era de Trujillo”, periodo de tiempo catalogado por la mencionada fundación como la “era más fecunda que jamás haya tenido la Nación Dominicana”. Su apología, exaltación y promoción del trujillismo y del cruel dictador como tal, es una violación más a la ley, dado que en nuestro país está prohibido este tipo de actividad. La ley 5880 del 1962 que penaliza con cárcel y multa todo tipo de propaganda al trujillismo sigue vigente, lo cual fue reconocido por la resolución 0000027 del 19 de marzo del 2013 de la Procuraduría General de la República.

En la mencionada resolución se ordena la aplicación de la ley 5880 hasta “tanto devenga una disposición judicial o legislativa que exprese lo contrario”. Se entiende, por lo antes dicho, que la fundación del nieto del tirano surge con el propósito expreso y consciente de violar y desconocer la ley. Entre las premisas que dieron sentido a la ley 5880 estaba la defensa del “estado de libertad”, evitar la restauración de “aquel régimen despóticos” y de alguna manera se reivindicaba la memoria de las víctimas de la oprobiosa dictadura, victimas que dolorosamente no han logrado su justa reivindicación dado que las mayor parte de quienes han gobernado el país han actuado mas en función de una visión propia de neotrujillistas, que los ideales y propósitos de quienes fueron víctimas de la dictadura y de quienes cayeron resistiendo ante la misma y buscando hacer realidad una democracia funcional para el pueblo, no tan solo para las elites dominantes.

Luis Mayobanex Rodríguez
Coordinador General de Alianza Pais Exterior.
10 Diciembre, 2017, Nueva York.-
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com