PADRE RONNY ESTEPHAN: UN MOMENTO CON DIOS



Muchas son las situaciones que nos impiden ver a Jesús: la vergüenza, el afán de tener, la pereza, el miedo a qué dirán... Nuestra pequeñez es un obstáculo para que por nuestras fuerzas alcancemos a Dios. Por eso, es Él mismo que sale a nuestro encuentro, porque conviene que se quede en nuestros corazones. Hoy es el día en que Jesús te invita a bajar del árbol del orgullo,  la vanidad, la mundanidad, y te distingue, porque quiere quedarse en tu casa. ¿Aceptas?

Evangelio según San Lucas 19,1-10.

Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad. 

Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: "Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa". Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: "Se ha ido a alojar en casa de un pecador". Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: "Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más". Y Jesús le dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombre es un hijo de Abraham, 
porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido". 

Palabra del Señor

(Comparte, que se difunda la Palabra)

SANTO DOMINGO, 21 NOVIEMBRE, 2017.
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com