ABUSARON DE ELLA HORAS ANTES DE SU BODA, 2 MESES DESPUÉS OCURRE ALGO MUCHO PEOR…


EN KENIA, 04 Noviembre,E, 2017: Terry Apudo es una chica de Nairobi, Kenia, muy querida y respetada por sus seres queridos, pastora de una pequeña iglesia.

Ella vivía muy feliz y estaba muy enamorada de su prometido Harry Olwande, quien le había propuesto matrimonio de la manera más romántica que se pueden imaginar. Todo marchaba como lo habían planeado, desde hace mucho tiempo que estaban organizando ese evento tan esperado.

Al igual que en cualquier parte del mundo en cada ceremonia de boda siempre se tiene tradiciones, esta no fue diferente, Terry y Harry  decidieron separarse para no verse hasta el instante que se encontraran en el altar como dicta la tradición. Así que Terry salió de su casa pero no se dio cuenta que afuera de esta se encontraba un hombre muy sospechoso junto a un auto.

Sin tener la oportunidad de reaccionar, el hombre la interceptó por la espalda y  la tomó de las manos, aventándola dentro del automóvil en el cual se encontraban dos hombres.

“Después de que me subieron el automóvil el chofer arrancó a toda prisa, uno se subió arriba de mí y me arrancó la ropa interior mientras otro me sostenía las manos, solo sentía que me violaba uno tras otro, era un momento de terror, moverme era inútil así que para poder escapar le mordí los genitales a uno de ellos, furioso por lo que hice sacó un cuchillo y me apuñaló el vientre, después de que abusaron de mi las veces que quisieron. Me aventaron del coche el cual se encontraba en movimiento, golpeándome aún más al tocar el suelo”, dice Terry.

“Con lo poca energía que me quedaba me di cuenta que me encontraba muy lejos de mi casa y ya habían pasado algunas horas desde que me habían raptado. No podía pensar, estaba muy débil, solo miré que un hombre con un pequeño niño se acercaron a mí y cuando vieron como estaba, rápidamente me llevaron al hospital más cercano. Al llegar estaba agonizando, los médicos comentaban que no llegaría al día de mañana así que hicieron todo lo posible y me dejaron a mi suerte, dos horas más tarde desperté y empecé a vomitar, la enfermera se dio cuenta y rápidamente llamó a un médico pero nuevamente caí en shock.

Las próximas horas desperté en la sala de recuperación con una bata blanca pero aun manchada de sangre, con la cara hinchada, el vientre destrozado y sin ánimos de vivir, una enfermera se me acercó y me preguntó que si cómo estaba y sólo opté por responder ¨bien¨. No podía decir nada, las palabras no me salían, sólo quería morirme en ese momento. La enfermera observó mi habitación y miró mi vestido de novia lleno de sangre, quizás las enfermeras que me vistieron lo dejaron ahí como un recordatorio de mi desgracia y de que no había asistido al cual debió haber sido el mejor día de mi vida”, continúa Terry.

“La enfermera tuvo la gran idea de investigar en todas la iglesias que se encontraban alrededor y preguntar si hacía falta una novia que no había asistido a la ceremonia, afortunadamente en una de ellas, la Catedral de Todos los Santos primero el cura respondió que sí, que el novio había quedado solo en el altar”.

Entonces se les avisó a los familiares de que Terry se encontraba en el hospital y estos acudieron rápidamente, no podían creer que la pobre joven hubiera sufrido una tragedia tan terrible.

Sus padres y prometido, pidieron  que se le trasladara a un mejor hospital para que se le diera una mejor atención y poder sanar todas sus heridas, pero eso no fue suficiente debido a que el médico le dio a Terry una lamentable noticia.

Desafortunadamente las heridas producidas por las puñaladas que recibió eran tan profundas que Terry jamás iba a poder tener hijos.

Se le proporcionaron algunos medicamentos para protegerla del SIDA, además de distintos tratamientos para una mayor recuperación. La joven entró en crisis pues se negaba a aceptar todos los hechos.

“Durante mi estancia en el hospital, no había querido ver a Harry pero él insistió aunque yo me negaba a mirarlo a los ojos pues sentía que lo había decepcionado y que todo lo que me había pasado era culpa mía, pero a él no lo miraba así, él me seguía amando y me apoyaba, solo quería que me recuperaba y aun quería que fuera su esposa”.

8 meses después de lo sucedido, por fin Harry y Terry pudieron contraer matrimonio. Después de todo lo que había sucedido, sentían que por fin serían felices y estarían juntos para siempre.

Al parecer tenían una vida de ensueño viviendo muy felices, pero el destino tenía otros planes para esta pareja.

Dos meses después de haber contraído matrimonio, sucedió una desgracia más que marcó aún más a Terry.

Era una noche fría, Harry y Terry estaban a punto de ir a la cama, pero Harry decidió hacer un poco de calor con el carbón con el que usualmente cocinaban en el jardín. Luego de unos minutos, la pareja se quedó dormida y el carbón desprendió monóxido de carbono, lo que ocasionó la intoxicación de la pareja, sin embargo, Terry logró reunir fuerzas y llamó inmediatamente a los vecinos para que los socorrieran pero desafortunadamente Harry no corrió con la misma suerte que Terry y su intoxicación fue tal, que falleció.

Esto provocó que Terry entrara en un estado de depresión, no quería estar cerca de nadie, lo único que quería era volver a ver de nuevo a su esposo.

La única persona con la que podía platicar era con el pastor Tonny Gobanga, un hombre serio y sincero que solo quería ayudarla a que se recuperara. La visitaba casi todo los días en su casa, esto le ayudaba a ella a aliviar su dolor a través de largas pláticas.

El cariño y la comprensión de Tony ayudó a Terry a aliviar su dolor lentamente, pero por la cercanía terminaron enamorados.

Tony le propuso matrimonio, pero ella tenía miedo de que él la rechazara por no poder tener hijos. Le comentó su problema y él le contestó: “Los hijos son un regalo de Dios, si él quiere darnos ese hermoso obsequio lo hará y seremos una hermosa familia, pero si no quiere no importa, dedicaré hasta el último día para amarte”.

Tres años después la feliz pareja se casó, a pesar de todos los problemas por los que había pasado Terry se sintió viva de nuevo, sentía que ya no tenía miedo de nada ni de nadie.

Dos años más tarde empezó a sentir dolores nuevamente, tenía miedo de que estuviera enferma así que acudió al médico, este le dio la gran noticia de que estaba embarazada, ella no podía creerlo pues no era eso lo que los médicos le habían dicho en aquel momento, nueve meses después nació su primera hija Tehille.

Tony y Terry no cabían de felicidad pues el sueño de ambos se había cumplido:  tener una familia.

Terry comenta:

“El embarazo fue normal, no tuve complicaciones, ni puse en peligro al bebé a diferencia de lo que me habían dicho los médicos hace tiempo”.

La familia empezó a crecer pues 5 años después tuvieron a su segunda hija, Towdha, Terry se sentía la mujer más feliz del mundo.


Desgraciadamente nunca se pudo encontrar a los hombres que la habían violado y lastimado. Pero el destino compensó a Terry tal cual lo escribe en su autobiografía “Crawling Out of Darkness”.

Hoy en día Terry y su marido viajan a muchos lugares contando su  terrible historia y de cómo tomó fuerzas para salir adelante.
Ayuda a víctimas de violación contándoles su historia e inspirando a que también salgan adelante.

Muchas personas alrededor del mundo son abusadas sexualmente y no le comentan a nadie por miedo o vergüenza dejando impune esta situación, es algo muy triste y lamentable pero en efecto debemos levantar la voz y hacer que estos criminales paguen. Comparte esto para que se cree conciencia y las víctimas de abuso no se queden calladas, además logren inspirarse un poco con la fuerza de Terry.

Fuentes consultadas: CNN, Modalidad, newsne
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com