Muere electrocutado otro obrero extraía la piedra Larimar en loma Las Filipinas


La extracción del Larimar lleva el pan de cada día a muchas familias de la región Enriquillo, pero tambiérn llanto, dolor y luto, a causa de las muertes de obreros que constantemente ocurren en las cuevas de las mina de la piedra preciosa.

EN BARAHONA, (República Dominicana), 07 Octubre, 2017: Un obrero haitiano que extraía Larimar ayer sábado en la mina de esta piedra preciosa, ubicada en la loma Las Filipinas en el distrito municipal de Bahoruco del municipio de La Ciénaga, en la costa de esta provincia, murió electrocutado en el fondo de una cueva, tras  recibir una descarga eléctrica al hacer contacto con un cable de 200 voltios que es utilizado para remover la tierra

Sansón cadet, de 21 años, que tenía residencia en el barrio Don Bosco, de esta ciudad, fue conducido en estado agónico a la emergencia del Hospital Jaime Mota, al que llegó muerto, siendo su cadáver depositado en la morgue de este centro de salud y luego entregado a sus familiares para que le dieran cristiana sepultura.

Compañeros del hoy occiso coincidieron en que cuando este estaba pegado al cable, dos de ellos trataron de despegarlo, pero fueron lanzados a varios metros de distancia.

Desde que la mina del Larimar comenzó a ser explotada en los años 80, ha llevado el pan de cada día a muchas familias residentes en  diferentes puntos de las cuatro provincias  que conforman la región Enriquillo, Barahona, Pedernales, Bahoruco e Independencia, pero también llanto, dolor y luto, producto de las muerte de obreros dominicanos y haitianos, ocurridas en fechas diferentes, a consecuencia de electrocución, aplastamiento por derrumbes de tierra, asfixia y golpes al caer algunos de estos al momento de subir o bajar de las cuevas donde extraer la piedra.

A pesar de las muertes de trabajadores,  las cooperativas que administran la mina ni las autoridades de Minería han tomado las medidas de lugar para evitar o al menos controlar los accidentes responsables de pérdidas de vidas humanas.

Hasta el momento la extracción de la piedra se extrae de una manera  rudimentaria o a mano "pelá" como dicen obreros, quienes siempre que están en un hoyo extrayendo el mineral, tienen en mente de que pueden morir en cualquier momento.

La extracción del Larimar es que motoriza la economía de los residentes en el municipio de La Ciénaga y otros pueblos enclavados en la zona costera, en tanto que muchas familias de los obreros que laboran en la mina, quienes residen en el municipio cabecera Santa Cruz de Barahona y otras comunidades de la región Enqriquillo, también se benefician de la actividad.

"Sabemos que nos exponemos a perder la vida en cualquier momento en el fondo de una cueva, pero estamos obligados a realizar este trabajo para poder llevar el pan de cada día a nuestros familiares", comentaron varios obreros.

Desde que la mina comenzó a funcionar han muerto más de 20 obreros por la inseguridad reinante en las labores de extracción.

Se recuerda que en un solo día murieron cuatro asfixiados, cosa que llenó de pánico a sus compañeros.

"Ya es tiempo de que los dirigentes de nuestras cooperativas y las autoridades de Minería nos doten de la seguridad necesaria, incluyendo modernos equipos  equipos que contribuyan a evitar más muertes mientras desempeñamos nuestras labores", dijeron..

 Obreros fallecidos

El 18 de abril, de 2006, murieron asfixiados, Manolín Terrero (Nando), Nelson Matos, Melvin González y Williams Féliz Medina, que tenían edades entre 17 y 25 años, tras fallar el comprensor que les suministraba aire mientas extraían la piedra en el interior de un hoyo.

En tanto, que Deivi Gómez Chapman, de 23 años, murió electrocutado el día 16 de septiembre de 2016 y tres días después, o sea, el 20, expiró José Carrasco, de 38 años, tras ser aplastado por un derrumbe de tierra.

El 12 de abril, de 2017, murió Clelot Mortimer, de 31 años, a causa de los golpes que recibió en momento que subía de una cueva, tras haber cumplido su jornada de trabao del día, mientras que otro obrero identificado como  Irving Montero, de 27 años, murió aplastado por un montón de tierra 1ue le cayó encima.

Otros de los fallecidos son Julio Cuevas,, de 23 años, Money Pierret, de 22, Julio Féliz Castro, de 25, Israel Emerson, de 25, Kelvin Gómez de la Cruz y Samuel Trinidad de la Cruz, de 20 y 21 años, entre otros. Estos dos últimos eran primos hermanos

POR JUAN FRANCISCO MATOS
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com