FOGARATÈ: ¡Pobre Juan Pablo, carajo!


Tal vez él no leyó lo que tres siglos antes escribiera Maquiavelo. O quizás no aceptó el maquiavelismo, guía de conducta de nuestros peores politicastros y tiranos. Y por no aceptar lo que aquel renacentista tan claramente explicó, todos sabemos lo que le pasó por perdonar a sus peores enemigos y por consentir la ingratitud de tantos que protegió; en fin, por ser bueno y confiado terminó traicionado y olvidado hasta por sus mejores amigos, en un pequeño pueblo de Venezuela…Para que ahora, siglo y medio después, un mercenario mayor lo irrespete vulgarmente sin ninguna conmiseración. ¡Pobre Juan Pablo Duarte, carajo! 

POR: RAMON COLOMBO

11 OCTUBRE 2017
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com