FOGARATÈ: Gran diferencia


Un presidente de re­pública es simplemen­te un empleado del Es­tado que el pueblo contrata por un tiempo equis. Puede ser contratado por vía legítima; es decir, por voluntad de ambas partes, y aun así perder la legitimidad (por los actos del contratado). Puede ser que el contrato sea ilegítimo, porque la parte contratante no puso su voluntad para nombrarlo, y aun así el contratado puede, con sus actos, ganar legitimidad. Pero una cosa es ser presidente de república y otra es ser estadista, que protagoniza saltos de calidad en la historia; que hace Nación, Estado, bienestar perdurable; que personifica el interés general… (Esta es una cápsula meramente cultural).

POR: RAMON COLOMBO
31 JULIO 2017

Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com