Un camión contra incendios para 180 mil habitantes de Peravia


EN BANÍ, (Peravia), 26 marzo, 2017: Por ese servicio reciben recursos para mantener los camiones y adquirir parte del combustibles que consumen, ya que el ayuntamiento les asigna 1,500 pesos semanales para ese renglon, y eso, según Pérez, “no da ni para el uso de un vehículo liviano”. Ellos consumen entre 30,000 y 35,000 pesos mensuales de combustible.

Riesgos
Explica Pérez que los bomberos son hombres y mujeres que a diario exponen sus vidas al peligro y, sin embargo, “no cuentan ni con seguro médico ni con seguro de vida”.

Afirma que si un bombero sufre un accidente en sus labores, sobre todo en una extinción de incendio, para comprar sus medicamentos tiene que hacer una colecta entre compañeros y amigos o pedirle a alguna autoridad. “Esta es una situación sumamente difícil la que vive un bombero”, dice el coronel Pérez.

Como ejemplo expone que han perdido algunos de sus miembros en el ejercicio de sus funciones y la familia ha tenido que pasar “las mil y una, porque no tenemos una respuesta de la institución ni del Estado, ni para el sepelio”. Por eso, afirma, “yo digo que el bombero dominicano es el mejor bombero del mundo. En otros países un bombero en combate está bien protegido”.

El Cuerpo de Bomberos de Baní lo conforman 24 hombres y mujeres, nominales, con edades entre 19 y 40 años de edad. Hay otros 40 que conforman la Guardia de Voluntarios, que se llaman en casos de emergencia.

La estación de bomberos de Baní cubre servicios en prácticamente toda la provincia, desde Sabana Buey y Salinas hasta la zona de Nizao, Santana, Pizarrete y Las Barías. Y en ocasiones socorren las provincias vecinas de Azua y San José de Ocoa.

Avituallamiento
Cada día la dirección de esta estación bomberil debe proveer de desayuno, comida y cena a entre 20 y 24 de estos hombres y mujeres en servicio.

Sobre los alimentos, explican que tienen dificultades porque dependían del Plan Social de la Presidencia, pero hace seis meses que no les llegan esas raciones.

Para paliar esta necesidad se han convertido en “cuidadores de los motores” que dejan ciudadanos próximo al cuartel que ocupan y se van a realizar alguna diligencia en negocios cercanos. “Esa es la verdad”, recalca Pérez.

El servicio
El jefe del cuerpo de bomberos de Baní dice que ellos tienen que “servir hasta para remedio”, pues tienen que hacer de todo. Desde la extinción de incendios hasta socorrer accidentes de tránsito, fuegos forestales, problemas de postes del tendido eléctrico que en algún momento representan un peligro para los ciudadanos.

También atienden problemas sanitarios en algunas escuelas y la cárcel pública, además de ser llamados para controlar casos ocasionales de animales en las vías y “hasta cuando hay problemas de criminalidad en algunos barrios, nos llaman para ser enlace con la Policía”.

Capacitación
Los miembros de las unidades reciben capacitación de forma permanente.

Hombres y mujeres participan con entusiasmo, sin embargo, existe una dificultad, “es que muchos están limitados por su nivel educativo” y los bajos salarios no motivan a los jóvenes de mayor preparación a enrolarse.

Expresa que para tratar de lograr cambios significativos, ellos y otros cuerpos de bomberos están impulsando a nivel nacional un proyecto de ley que procura modificar la Ley de 1910 que rigen los cuerpos de bomberos.

Para esto buscan el concurso de las autoridades locales y de los congresistas.

Por José Dicén
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com