OPINIÓN: Riqueza versus pobreza en el mundo


La vida de los pobres del mundo discurre en una tormentosa rutina de preocupaciones, ansiedades y angustias.  Para los desamparados de fortuna los horarios y calendarios son estáticos, ya que el tiempo, en su implacable dialéctica, es el gran castigador que convierte en iguales a todos los días.

Para los pobres de todos los confines de la tierra, la vida es solo sal sin azúcar; es desierto sin oasis; es navío sin brújula; es espalda adolorida, manos callosas y voluntad extinguida.  Y todo debido a que los dominadores del mundo, durante más de 200 años, han impuesto un modelo injusto de exclusión social, que arrincona y devalúa a los pobres, pero los entretiene con recetas de ilusiones a través del marketing y la publicidad en la televisión, para inducir al consumismo, o a través de la política, los políticos los adormecen y enajenan con promesas cada cuatro años.

Los dominadores han inventado y promueven que existe un “sueño” o una “esperanza” para cada individuo y que este puede lograrse.  Los sujetos se hacen ancianos y no pueden lograrlo. Nos timan con esta inverosímil pretensión, carente de factibilidad de concreción porque el sistema es cerrado.  La promesa de movilidad es la gran mentira del sistema para entrampar, atrapar y esclavizar a los desventurados.

La revista Forbes nos estruja cada año su exclusiva lista de multimillonarios del mundo, definiendo a  los que nombra -1,826 en 2015- de “exitosos”, “ganadores” e “influyentes”.  Entonces los pobres somos fracasados y perdedores porque no aparecemos –ni estaremos nunca-en ese fachendoso pedestal.

Pero nos venden esa lógica rentista como idílica y de éxito.  Lo que importa es ser millonario, tener y exhibir mucha plata, sin importar el origen.  Nadie cuestiona la forma como “los exitosos” amasan semejante fortuna, generalmente explotando una masa de empobrecidos trabajadores, pagándole deprimidos salarios.

Es un modelo -el mismo modelo- que lo reinventan y lo hacen cada vez más opresivo y malvado; más descarnado y más implacable, en perjuicio de los pobres del mundo.

El actual es un modelo que induce a que ochocientos cinco millones de hombres, mujeres y niños del planeta –uno de cada nueve- padezcan hambre, mientras en el mundo el gasto militar para guerra y defensa es de 3,3 millones de dólares por minuto, 198 millones de dólares por hora, casi 4,800 millones diarios. Lo cual equivale a 1,747 millardos al año.

Es un modelo que preconiza la guerra entre los pueblos, para que los dueños del mundo fortalezcan su industria militar.  En fin, un modelo geopolítico asimétrico, unipolar, que promueve el conservadurismo como ideología y praxis de los sujetos sociales.

Un orden social que no tolera critica ni irreverencia, que  quiere imponer un universalismo cultural que quiebra la identidad de los pueblos.

Y los dominadores -de allá y de acá- nos regalan e imponen una escuela desideologizada, que no enseña a los individuos a revelarse, a impugnar el modelo y a luchar para derrotarlo.

Por RUBÉN MORETA

EL AUTOR es Profesor de Sociología.  Reside en Santo Domingo.

30 MARZO, 2017
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com