Pedernales es un tesoro lleno de magia por descubrir


EN PÈDERNALES, (República Dominicana), 18 febrero, 2017: La región Sur se caracteriza por tener suelos áridos con una vegetación propia, sobre todo en la subregión Enriquillo, y este atractivo hace la diferencia con el resto del país. Ejemplo de esto es la provincia Pedernales, cuya naturaleza atrae al visitante debido a su gran variedad de especies animales, así como su flora y su gente.

La provincia Pedernales, al igual que las demás provincias fronterizas, se caracteriza por el intercambio comercial y cultural con Haití.

Posee hermosas playas vírgenes desde la óptica de la explotación turística; paisajes propios de una naturaleza pura, ríos y montañas, espacios para el esparcimiento que ofrece al foráneo dominicano y extranjero.

Pedernales está ubicada a unos 335 kilómetros del Distrito Nacional, y en el recorrido por tierra, desde Barahona hasta Oviedo, se hace por un mirador que refresca la visión y alegra el alma, pues el viajero disfruta de montañas y de una vista marina con solo inclinar la cabeza hacia uno u otro lado: apreciará una variada vegetación con especies como el cactus, de un lado y la imagen multicolor y brava del mar Caribe del otro.

Los encantos

En la carretera Barahona-Pedernales, aproximadamente en el kilómetro 13, se encuentran tres pozos naturales que son de gran atracción para los visitantes.

Los “Pozos de Romeo”, como se les llaman, son charcos profundos de agua dulce y cristalina en las que se aprecian variedades de peces, y es ideal para quienes disfrutan de un baño en agua fresca.

De los tres pozos, dos son utilizados por los bañistas, pero por la profundidad que tiene uno de ellos, se recomienda precaución en el momento de sumergirse. El tercero, es el menos profundo y es utilizado para que los animales tomen agua.

Laguna de Oviedo

La provincia no se puede conocer si no se hace una entrada a la Laguna de Oviedo, muy visitada por los turistas nacionales y extranjeros.

Para disfrutar de ella es necesario recorrerla completa. En la laguna se observan diferentes especies de aves acuáticas nativas y migratorias, así como manglares, iguana, avestruz, que forman parte del paisaje que ofrece.

La laguna de 27 kilómetros cuadrados y 1.5 metros de profundidad, se puede recorrer en yola para apreciar mejor las 24 pequeñas islas que tiene, donde la más grande tiene 1,200 metros cuadrados. La laguna es tres veces más salada que el agua del mar, y cuando llueve puede tener hasta 6 metros de profundidad.

En Pedernales

Cada atractivo tiene su historia. En el centro del municipio cabecera, Pedernales, está la parroquia Nuestra Señora de la Altagracia, construida en el año 1958, cuyas fiestas patronales se realizan en honor a la advocación a la virgen de la Altagracia cada 21 de enero.

Según el padre Joaquín Ramírez, la provincia Pedernales “es la capital ecológica del país, porque aquí el turista encuentra bosque, clima templado, bosque seco, bosque húmedo y bosque de pinos. Es una provincia donde la biodiversidad está latente por los cuatro costados de lo que puede ser la provincia”.

Igualmente, el parque Francisco del Rosario Sánchez es otro lugar de recreación para los nativos y visitantes.

Río El Mulito

Si se parte del centro de la ciudad, desplazándose por la carretera Duarte, que está entre el parque central y la parroquia Nuestra Señora de la Altagracia, se llega al famoso Balneario del río El Mulito, muy visitado por quienes desean disfrutar de un clima frío.

Recorrerlo cuesta, pero al llegar es difícil salir porque el turista se siente atrapado al contemplar su naturaleza y entretenerse con un agua fría, y con una temperatura por debajo de los 10 grados Celsius. El lugar, que es visitado a partes iguales por turistas y nativos, tiene un área adecuada para preparar alimentos.

Otro lugar interesante para visitar es el Hoyo de Pelempito, con un clima variado. Al iniciar el recorrido la temperatura está por los 25 Grados Celsius, pero cuando se acerca al Parque Nacional Sierra de Bahoruco, la temperatura va bajando hasta llegar a unos 10 grados cuando se está frente al Hoyo de Pelempito.

El concurrido Hoyo tiene alrededor de 8 kilómetros cuadrados y está formado por fallas geológicas y procesos de erosión. Tiene una profundidad de 700 metros y su fondo está localizado a 348 metros sobre el nivel del mar.

El tesoro de las playas

Entre los tesoros que se pueden encontrar en Pedernales están las playas Cabo Rojo, Bahía de las Águila, Pedernales y otras no menos hermosas e interesantes que se localizan en la costa frente al municipio de Oviedo, poco conocidas porque su acceso por tierra es casi imposible. Poseen interés turístico, también las islas Beata y Alto Velo.

Bahía de las Águilas forma parte importante del Parque Nacional Jaragua, y comprende desde punta Chimanche hasta punta Águila, ubicada en la zona sur de la isla, siendo algunos de sus habitantes la tortuga carey, manatíes e iguana verde. Cuenta con arrecifes coralinos y está calificada como la playa más cristalina del mundo.

Bahía de las Águilas fue declarada Reserva Mundial de la Biosfera por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y el gobierno dominicano recibió el certificado que acredita a esta zona como de importancia ecológica mundial.

Para llegar a la playa Bahía de las Águilas, se toma la misma carretera que recorre el Hoyo de Pelempito. Entrar y disfrutar de esa playa puede hacerse en bote o por carretera con un vehículo de doble tracción o todoterreno, no solo por la inclinación, sino, también, por su mal estado. En el trayecto para la playa llama la atención los diferentes tipos de cactus con su tierna flor, que hacen del lugar un jardín en el desierto.

Al visitar la playa se puede observar las hermosas cuevas que la adornan.

Antes de llegar a Bahía de las Águilas, hay que detenerse en la playa Cabo Rojo de arena blanca por ser parte del mismo ecosistema turístico.

La provincia tiene una producción variada

La provincia Pedernales fue creada el 16 de diciembre del año 1957; tiene dos municipios: Pedernales y Oviedo. La provincia limita al Norte con Independencia; al Noroeste con Barahona, al Este y al Sur el mar Caribe y al Oeste la República de Haití. Pedernales tiene una gran producción de aguacate, zanahoria, papa y otros cultivos que aportan a su desarrollo económico. La pesca es también parte de su producción que facilita la subsistencia de los lugareños y se convierte en oferta turística. La provincia de Pedernales cuenta con dos de los tres parques nacionales que existen en la zona sur. Estos son el Parque Nacional Jaragua (el más grande del Caribe) cuyo nombre hace honor al cacique indígena que comandaba la zona a la llegada de los colonizadores españoles, y el Parque Nacional Sierra de Bahoruco. Este último, es rico en yacimientos de sal y yeso, además de que posee en su parte sur una laguna salada (Laguna de Oviedo).

El turismo ecológico es lento, pero se siente

Katia Adames, presidente del clúster turístico de Pedernales, explicó que el ecoturismo en la provincia viene desarrollándose muy lento, pero que se siente en las personas que vienen para conocer y disfrutar de una aventura de todo lo que puede ofrecer Pedernales. “Esta provincia es un paraíso lleno de magia para descubrir.

Es importante proyectarla, ponerla en valor y hablar de su atractivo”. Consideró, además, que el turismo ecológico sería un fuerte de Pedernales por la gran diversidad de especies, por los parques nacionales y por el gran porcentaje de zona boscosa virgen del Parque Jaragua. Sin embargo, aseguró que falta mucho interés para que se pueda desarrollar un buen ecoturismo. “Cuando se habla mucho de un sitio se vende, por eso Bahía de las Águilas es uno de los lugares que más se ha venido vendiendo, pero nosotros tenemos muchos atributos”, expresó Adames.  Juana F. Rodríguez /ELC ARIBE/.
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com