La barba en remojo…


Un viejo adagio escuchado por mí desde la niñez, de labios de mi madre y otros adultos más, tan certero como en cada caso consumado era aplicado, como premonitor al ser expresado como consejo.


Las grandes lluvias ocurridas en la parte Norte nuestra, el cibao de la republica dominicana, precipitaciones grandes en nuestra región, pero no tan grandes y exageradas como en el nordeste del país, cara norte de la cordillera central , Nagua, la sufrida Puerto Plata y san francisco de Macorís, entre otras comunidades, donde hemos visto abundancia de escorrentías, que nuestra memoria análoga relampagueantemente nos hace cruzar con las imágenes de las aguas de lluvias del huracán George, 22-9-1998, tormenta Gustav 25-8-2008, Nouel y Olga, 28-10-2007 y 11-12-2007, Huracán Tomás, 29-10 -2010, Sandy e Isaac 22-8-2012, nuestra mente impresionadas por los videos de puerto plata y Arenoso nos recuerda el impresionante paso del desfogue de Sabana Yegua, junto a las avenidas del Río Yaque del Sur, San Juan y sus afluentes, las cuales fluyeron hacia nosotros con un valor de 10, 300 metros cúbicos cada segundo, en su recorrido este-oeste, ocupó por alrededor de 15 días mas de dos kilómetros de la carretera Neiba-Duvergè en su paso al grave crecimiento de 23 metros de altura, extra a su normalidad conocida por los vivos, la del lago Enriquillo.


En esta época de precipitaciones pluviales, que han dado vida y energìas al rìo Yaque del Norte, hermano gemelo del Yaque del Sur, nacidos en las alturas de 3000 metros sobre el nivel medio del mar en la loma llamada “la Rusilla”, la suerte, mala por su exageración, no ha sido compartida con nosotros, habidas cuentas de que los gemelos no han sido activados de igual manera por la madre naturaleza, si así lo fuera; ¡A dios que reparta suerte por este pobre suroeste!, imagínense ustedes, sin presa de Monte Grande para que vaya asimilando aguas, similar a la presa Tavera, sin el sistema vital de derivación de aguas al mar, cuya ventaja no tiene la referida presa Tavera, desaparecido por un gobierno y un director del INDRHI, ingeniero Frank Rodríguez (hablamos del dique Trujillo), sustituido por un insuficiente muro, ¡qué hubiera sido ya de toda esta parte de la región Enriquillo, compuesta por Barahona, Bahoruco e Independencia!!!... Qué seria de toda la inundación y arrase de vidas de toda esta zona de la hoya del lago enriquillo, que no hemos recibido la previsión de interconectar la derivación de las aguas al mar Caribe por Canoa, Qué estuviera pasando con el nivel del lago Enriquillo, con su sedimentación, más la de laguna Rincón. Si éste, el Enriquillo, creció en nivel 23 metros y que a duras penas había bajado 3 metros y 44 centímetros, quedando un extra de 18 y tantos metros???, A donde estuviera llegando el nivel del lago Enriquillo si esta suerte de lluvias se hubieran compartido Norte-Sur en igualdad de condiciones?.

¿Cuenta suerte tenemos que tener para que aquí en la región Enriquillo y San Juan dios no nos coja sin confesar, mandándonos un estado de lluvias similar?; Sin el mal llamado túnel de derivación de aguas por Canoa, que de túnel no tiene nada, ya que no tiene nada oculto, conexión con el paso al Mar Caribe ò Bahía de Neiba, adecuación de la cuenca y hacer la presa de monte grande con previsión, aunque en este caso se justifique endeudamiento, ahí SÌ!!!...

Podemos observar, de nuevo, la diferencia de las aguas de descarga de la presa Tavera, ayer empezó su desfogue, esas aguas crean peligrosidad en su liberación, porque van a comunidades numerosas como Santiago de los Caballeros y demás poblados, entre ellos, la línea noroeste, mientras que las inundaciones del Yaque del Sur, San Juan y demás afluentes tienen un destino posible, el Mar Caribe, el cibao no tiene esa suerte, en cambio nosotros la tenemos y no la estamos contemplando, ojalá cuando lo pensemos no sea demasiado tarde.

“Cuando la barba de tu vecino arde, ponga la suya en remojo”, esta sentencia se aplica al sistema de derivación de aguas por Canoa, estamos abusando de la suerte, Mas el gran amortiguador de inundaciones, sedimentos y de escases de aguas que constituye la presa de Monte Grande, no se está construyendo, aprendamos la lección presidente Danilo Medina…

POR JOSE ANTONIO MATOS PEÑA
15 DE NOVIEMBRE 2016.

Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com