Fidelio Despradel considera Presupuesto 2017 no responde a demandas de la población


El proyecto de Ley de Presupuesto para el 2017 es más de lo mismo, casi una copia fiel del año que transcurre. Eso pone en evidencia que con el mismo no se pretende cambiar la penosa situación en que vive la gran mayoría de nuestra gente. Por lo tanto nos parece que es un proyecto de ley  políticamente irresponsable y humanamente insensible.

Es irresponsable seguir sobreestimando los ingresos y subestimando los gastos para ocultar la verdadera magnitud del déficit fiscal. Aun así, se plantea operar con un déficit fiscal del Gobierno Central cercano a los 85 mil millones de pesos, equivalente al 2.3% del PIB. La necesidad total de financiamiento  sería de más de 3,500 millones de dólares, lo que implicaría seguir con la carrera ascendente y alocada de endeudamiento público. La fragilidad fiscal se pone en evidencia al constatar que se  dedicará más del 23% del total de los ingresos tributarios en el pago de los intereses de la deuda, colocando al país en la posición # 4 entre todos los países de la región latinoamericana con respecto a ese indicador.

Es completamente irresponsable seguir mal gastando los recursos de la población en el mantenimiento de instituciones innecesarias y la inmensa cantidad de  botellas y botellones para seguir alimentando el clientelismo parasitario, al tiempo que se le siguen pagando salarios de miseria a servidores públicos, que realmente trabajan.

También es humanamente insensible mantener uno de los niveles más bajo de inversión en salud, lo que provoca que tengamos las tasas de mortalidad materna e infantil más altas de la región, así como muertes por enfermedades prevenibles como el dengue.

De igual manera, el gobierno muestra indolencia cuando se niega a incrementar la inversión en viviendas sociales y saneamiento ambiental, aumentando la vulnerabilidad de las familias dominicanas como ha quedado evidenciado con las penurias que sufren las comunidades  del Cibao por las recientes lluvias.

También es  inconcebible que el gobierno se niegue  a mejorar las condiciones y calidad de vida de policías y del personal del sistema judicial, en un país donde sigue aumentando la inseguridad ciudadana, el robo público y la impunidad.
                                                        
Es altamente irresponsable hacerse de la vista gorda ante el cobro de comisiones y otras modalidades  de corrupción, que sustraen recursos de la gente, qué muy bien podrían utilizarse para garantizar el 5% del presupuesto a la UASD e incentivar la producción nacional, sobre todo, las  micro, pequeñas y medianas empresas del campo y la ciudad.

Rompe cualquier alma sensible constatar que en este proyecto de presupuesto se sigue negando la posibilidad de aumentar la inversión en prevención y cuidado de las mujeres víctimas de la violencia de género, convertida en una verdadera epidemia nacional.

El gobierno y los y las congresistas sabemos muy bien que sí se puede elaborar un presupuesto realmente orientado a satisfacer las necesidades de la gente. Solo se requiere de la voluntad política para realizar una verdadera reforma fiscal integral, que permita elevar la eficiencia y calidad del gasto público, aumentar los ingresos y reducir sustancialmente la evasión y la corrupción.

Ni el  gobierno, ni este Congreso Nacional tenemos excusas para no convertir el presupuesto del próximo año en el inicio de un verdadero proceso de transformación profunda de esta sociedad, que permita enfrentar los grandes problemas que sufre la población.

No hacerlo ahora significa seguir actuando con irresponsabilidad y falta de sensibilidad humana ante el sufrimiento de nuestro pueblo.

Fidelio Despradel

Santo Domingo, 23 de noviembre del 2016.
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com