Cómo derrotó a la Alemania nazi el Ejército Rojo

 

La Segunda Guerra Mundial comenzó, al menos en términos europeos, con la embestida imparable del ejército alemán en Polonia en septiembre de 1939. Unos seis meses después, siguieron victorias aún más espectaculares, esta vez en Bélgica, Luxemburgo y Francia. En el verano de 1940, Alemania parecía invencible y predestinada a dominar de forma indefinida el continente europeo. Gran Bretaña claramente se negó a tirar la toalla, pero no podía aspirar a ganar la guerra sóla y temía que Hitler dirigiera su atención a Gibraltar, Egipto u otras joyas de la corona del Imperio Británico. Sin embargo, cinco años más tarde, era Alemania la que estaba experimentando el dolor y la humillación de la derrota total. El 30 de abril 1945, Hitler se suicidó en Berlín en un momento en que el Ejército Rojo estaba haciendo entrada en la ciudad arrasada, reducida a un enorme montón de ruinas humeantes. El 8 y 9 de mayo, Alemania se rendía de manera incondicional.

Así que está claro que en algún momento entre finales de 1940 y 1944, el curso de la guerra cambia por completo. Pero ¿cuándo y dónde? En Normandía, en 1944, según algunos; en Stalingrado en el invierno de 1942-1943, de acuerdo con los demás. Sin embargo, el punto de inflexión se produjo en diciembre de 1941, en la Unión Soviética, más específicamente en las llanuras al oeste de Moscú. En palabras de un historiador alemán de la guerra contra la Unión Soviética: "Esta victoria del Ejército Rojo [en Moscú], ha sido sin duda la ruptura principal [Zäsur, en alemán] de toda la Guerra Mundial. "

Que la Unión Soviética fue el escenario que cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial no debería ser una sorpresa. La guerra contra la Unión Soviética fue la guerra que Hitler había deseado desde el principio, como dejó claro en las páginas de Mein Kampf, escrito a mediados de la década de 1920. Pero, la Ostkrieg, la guerra contra el este, en otras palabras contra los soviéticos, era también el deseo de los generales alemanes, de los principales industriales en Alemania y otros "pilares" del establishment alemán. Un historiador alemán ha demostrado recientemente que era en realidad una guerra contra la Unión Soviética, no contra Polonia, Francia y Gran Bretaña, la que Hitler había querido comenzar en 1939. El 11 de agosto de este año, Hitler había dicho a Carl J. Burckhardt, un funcionario de la Liga de las Naciones, que "todo lo que él había preparado era en contra de Rusia" y que "si Occidente [es decir, los franceses y los británico] era demasiado estúpidos y ciegos para entenderlo, se vería obligado a llegar a un compromiso con los rusos para vencer a Occidente y luego dar la vuelta con todo su poder a la Unión Soviética ". Es lo que sucedió.

La necesidad de la blitzkrieg, una guerra relámpago

Hitler y los generales alemanes estaban convencidos de haber aprendido una lección importante en la Primera Guerra Mundial. Privados de materias primas necesarias para ganar una guerra moderna, como el petróleo y el caucho, Alemania no podría ganar una larga e interminable guerra. Para ganar la próxima guerra, Alemania tenía que asegurarse la victoria rápida, muy rápidamente. Y eso se convirtió en el concepto de la blitzkrieg, la guerra relámpago, es decir, la idea de una guerra (Krieg) tan rápida como un rayo (Blitz).

La blitzkrieg es una guerra motorizada, y durante la década de 1930, para prepararla, Alemania había producido grandes cantidades de tanques y aviones y camiones para transportar sus tropas. Además, enormes cantidades de petróleo y caucho fueron importadas y almacenadas. 

La mayor parte del petróleo se adquirió de empresas estadounidenses, algunas de los cuales también habían tenido la amabilidad de proporcionar Alemania la "receta" para producir combustible sintético a partir del carbón. En 1939 y 1940, este equipo permitirá a la Wehrmacht alemana y la Luftwaffe aplastar en pocas semanas las defensas polacas, holandesas, belgas y francesas con miles de aviones y tanques; las Bitzkriege, las "guerras relámpago" eran invariablemente seguidas por Blitzsiege, "victorias relámpago".

Estas victorias de hecho habían sido espectaculares, pero no habían proporcionado a Alemania un gran botín de petróleo y caucho, de vital importancia. En cambio, la guerra relámpago consumió bastantes de las reservas constituidas antes de la guerra. Afortunadamente para Hitler, en 1940 y 1941, Alemania fue capaz de seguir importando petróleo de los Estados Unidos, todavía neutral; no directamente, sino a través de otros países neutrales (y amigos) como la España de Franco. Además, en los términos del pacto entre Hitler y Stalin, la propia Unión Soviética - y más bien generosamente – surtió a Alemania de petróleo. Sin embargo, lo que fue particularmente molesto para Hitler, a cambio, Alemania tuvo que abastecer a la Unión Soviética de productos industriales de alta calidad y tecnología militar avanzada, que serían utilizados por los soviéticos para modernizar y mejorar su ejército y armamento.

Poco después de la derrota de Francia, es decir, durante el verano de 1940, Hitler se apresuró a retomar su plan original de guerra contra la Unión Soviética. Una orden oficial para establecer este ataque, con nombre en código "Operación Barbarroja", se dictó un par de meses más tarde, el 18 de diciembre de 1940. Ya en 1939 Hitler estaba muy ansioso por atacar a la Unión Soviética y se volvió hacia el oeste, como un historiador alemán escribió, "para garantizar la seguridad en la retaguardia (Rückenfreiheit) cuando estuviera finalmente listo para ajustar cuentas con la Unión Soviética" . El mismo historiador concluye que en 1940, nada ha cambiado con respecto a Hitler: "El verdadero enemigo era el que se extiende al este. "

"Un gigante con pies de barro"

Hitler y sus generales estaban confiados en que la Blitzkrieg que estaba a punto de estallar contra la Unión Soviética experimentaría el mismo éxito que su primera "guerra relámpago" contra Polonia y Francia. Consideraban a la Unión Soviética como "un gigante con pies de barro", que el ejército, supuestamente decapitado por las purgas de Stalin a finales de 1930, era "nada más que una broma", como Hitler había dicho una vez. Con el fin de librar - y por supuesto ganar - las batallas decisivas, autorizaron una campaña de cuatro a seis semanas, probablemente seguida por operaciones de limpieza, en la que los restos de la Ejército soviético sería "perseguido por todo el país como un grupo de cosacos derrotado." De todos modos, Hitler era extremadamente confiado y, el día antes del ataque, pensaba "en los albores del mayor triunfo de su existencia."

El ataque alemán comenzó en las primeras horas del 22 de junio de 1941. Tres millones de soldados alemanes y cerca de 700 mil aliados de la Alemania nazi en la frontera; su equipo constaba de 600.000 vehículos, 3.648 tanques, más de 2.700 aviones y algo más de 7.000 piezas de artillería. Al principio todo funcionó según lo planeado. Enormes agujeros se abrieron en las defensas soviéticas, haciendo impresionantes ganancias territoriales de manera rápida y matando, hiriendo o capturando a cientos de miles de soldados del Ejército Rojo, en una serie de espectaculares maniobras de cerco. Después de una batalla como esta, y ya cerca de Smolensk a finales de julio, el camino a Moscú parecía bien abierto.

No obstante, muy pronto se hizo evidente que la guerra relámpago no iba a ser una victoria fácil como habían esperado. Frente a la máquina militar más poderosa de la tierra, el Ejército Rojo había sufrido como se esperaba una dura paliza, pero, como escribe el Ministro de Propaganda Joseph Goebbels en su diario el 2 de julio, había opuesto una resistencia tenaz y había respondido tenazmente en muchas ocasiones. La impresión del general Franz Halder, en muchos sentidos el "padrino" del plan de ataque de la Operación Barbarroja, fue que la resistencia rusa era mucho más intensa de la que los alemanes habían enfrentado en Europa Occidental. Informes de la Wehrmacht reportaron una resistencia "terca", "ruda" e incluso "salvaje", causando grandes pérdidas en hombres y material en el campo alemán. Más a menudo de lo esperado, las fuerzas soviéticas se las arreglaron para lanzar contrataques y frenar el avance alemán. Unidades soviéticas se escondían en los vastos pantanos de Prípiat y en otros lugares, organizándose como partisanos y amenazando las largas y vulnerables líneas alemanas de comunicación y abastecimiento. También encontraron que el Ejército Rojo estaba mucho mejor equipado de lo que esperában. Los generales alemanes estaban "sorprendidos", escribió un historiador alemán, de la calidad de las armas soviéticas, como los lanzacohetes Katyusha (conocido como el "órgano de Stalin") y el tanque T-34. Hitler estaba furioso porque sus servicios secretos no habían reparado en la existencia de algunas de estas armas.

Final de la Blitzkrieg

A mediados de julio, como la guerra de Hitler en el este estaba empezando a perder sus características de "guerra relámpago", algunos líderes alemanes habían comenzado a expresar serias preocupaciones. El almirante Wilhelm Canaris, jefe del servicio secreto de la Wehrmacht, el Abwehr, por ejemplo, había confesado el 17 de julio a un colega del frente, el General von Bock, que "lo veía muy negro." En la propia Alemania, muchos civiles alemanes también habían llegado a percibir que no se llevaba a cabo la guerra en el este como se había esperado. En Dresde, Victor Klemperer, escribió en su diario el 13 de julio: "Estamos sufriendo enormes pérdidas, subestimamos a los rusos..." A esas alturas, Hitler ya no creía en una victoria rápida y fácil y había revisado sus expectativas a la baja. Expresó la esperanza de que sus tropas pudieran llegar al Volga en octubre y a los campos petrolíferos del Cáucaso aproximadamente un mes después. A finales de agosto, cuando la operación Barbarroja debería haber llegado a su fin, un memorando del Alto Mando de la Wehrmacht reconoce que tal vez no fuera posible ganar la guerra en 1941.

Un brote de optimismo era aún evidente en septiembre, cuando las tropas alemanas se apoderan de Kiev, haciendo 650.000 prisioneros y avanzando, más al norte, hacia Moscú. Hitler creía, o al menos fingió creer que el fin de los soviéticos estaba cerca. En un discurso público en el Palacio de Deportes de Berlín el 3 de octubre, dijo que la guerra en el este estaba prácticamente terminada. Y la Wehrmacht había recibido la orden de asestar el golpe definitivo con el lanzamiento de la "Operación Typhoon": una ofensiva para apoderarse de Moscú. Sin embargo, las posibilidades de éxito parecían cada vez más lejanas, porque los soviéticos estaban incorporando unidades traídas de la reserva del lejano oriente. Habían sido informados por su jefe del espionaje en Tokio, Richard Sorge, de que los japoneses, cuyo ejército estaba estacionado en el norte de China, no consideraba candidato a ataques la zona fronteriza soviética de Vladivostok. Para empeorar las cosas, los alemanes ya no disfrutaban de la supremacía aérea, sobre todo en los alrededores de Moscú. Del mismo modo, el suministro de municiones y alimentos desde la reataguardia era insuficiente, ya que las largas líneas de suministro se vieron gravemente obstaculizadas por la actividad de los partisanos. Y, finalmente estaba llegando el frío  a la Unión Soviética, aunque no más de lo normal en esa época del año. Sin embargo, el alto mando alemán, confiado en que la guerra relámpago en el este se completaría a finales del verano, había descuidado el equipo necesario para luchar en la lluvia, el barro, la nieve y gélidas temperaturas del otoño y el invierno en Rusia.

Pero para Hitler y sus generales, Moscú era como un objetivo de suma importancia. Creían, erróneamente, que la caída de Moscú "decapitaría" a la Unión Soviética y provocaría su colapso.

Evitar otra "batalla del Marne"

La captura de Moscú también parecía importante para evitar que se repitiera el escenario del verano de 1914, cuando el avance alemán, en apariencia irresistible, fue detenido in extremis en las afueras de París, en la batalla del Marne. Este desastre - de acuerdo a la perspectiva alemana - había privado a Alemania de la casi segura victoria en las primeras etapas de la "Gran Guerra", y la obligó a una larga lucha, que dada la falta de recursos y el bloqueo impuesto por la marina británica, fue condenada a perder.

Esta esta gran guerra librada contra el nuevo enemigo mortal, la Unión Soviética, no podía ocurrir un segundo "milagro del Marne", se debía evitar la derrota a las afueras de la capital; y Alemania por lo tanto no tendría que luchar de nuevo en un conflicto prolongado, un conflicto en el que sin las materias primas esenciales obstaculizadas por el bloqueo, la llevaría a la derrota. A diferencia de París, Moscú caería, la historia no se repetiría y Alemania saldría finalmente victoriosa. O al menos eso es lo que esperaban en el cuartel general de Hitler.

Si la Unión Soviética hubiera sido derrotada en 1941 ...

La Wehrmacht había seguido avanzando, aunque muy lentamente, y a mediados de noviembre, algunas unidades se encuentran a 30 kilómetros de la capital. Pero las tropas estaban completamente agotadas y ahora escaseaban. Sus comandantes sabían que era sencillamente imposible tomar Moscú por exasperante que fuera la proximidad a la ciudad, e incluso si lo hicieran, esto no los habría llevado a la victoria. El 3 de diciembre, varias unidades habían abandonado la ofensiva por iniciativa propia. En pocos días, todo el ejército alemán en el frente de Moscú se había visto obligado a adoptar una posición defensiva. De hecho, el 5 de diciembre, a las 3 de la mañana, en condiciones invernales rusas, el Ejército Rojo había lanzado súbitamente un serio ataque bien preparado. Las líneas de la Wehrmacht habían sido golpeadas en muchos lugares y los alemanes habían sido expulsados ​​a distancias de 100 a 280 kilometros, con grandes pérdidas en hombres y material. Sólo con gran dificultad evitaron un cerco catastrófico (“Einkesselung”). El 8 de diciembre, Hitler ordenó a su ejército abandonar la ofensiva y retirarse a posiciones defensivas. Culpó a este revés a la supuesta llegada inesperada de invierno, se negó a retroceder más aún, lo que algunos de sus generales habían sugerido proponiendo retomar la ofensiva en la primavera.

Por lo tanto, la guerra relámpago de Hitler contra la Unión Soviética había terminado, esta guerra, que de haber tenido éxito, habría materializado la gran ambición de su vida, la destrucción de la Unión Soviética. Por otra parte, desde un punto de vista estratégico, tal victoria habría también proporcionado a la Alemania nazi suficiente petróleo y recursos para convertirse en una potencia mundial casi invulnerable. Como tal, la Alemania nazi probablemente habría sido capaz de acabar con la obstinación británica, incluso si los Estados Unidos se apesurasen a ayudar a sus primos anglosajones, ayuda que por cierto, no se esperaba en los primeros días de diciembre de 1941. Un blitzsieg, una victoria relámpago contra la Unión Soviética, en este caso, habría hecho la derrota alemana algo imposible. Si la Alemania nazi hubiese derrotado a la Unión Soviética en 1941, Alemania sería aún hoy la primera potencia en Europa, y probablemente también de Oriente Medio y el Norte de África. Sin embargo, la derrota en la batalla de Moscú en diciembre de 1941 significaba que la guerra relámpago de Hitler no había llevado a la victoria relámpago esperada. En esta nueva "batalla del Marne", justo al oeste de Moscú, la Alemania nazi había sido derrotada, lo que hizo imposible la victoria, no sólo contra la Unión Soviética, sino también contra Gran Gran Bretaña, y la victoria en la guerra en general.

Teniendo en cuenta las lecciones de la Primera Guerra Mundial, Hitler y sus generales habían sabido desde el principio que si querían ganar la nueva "Gran Guerra" que habían comenzado, Alemania tenía que ser victoriosa a la velocidad del rayo. Pero, el 5 de diciembre de 1941, se había convertido en evidente para todos los que estaban presentes en el cuartel general de Hitler que una victoria relámpago contra la Unión Soviética no iba a suceder, por lo que Alemania estaba obligada a perder la guerra, sino antes, por lo menos un poco más tarde. Según el general Alfred Jodl, jefe de Operaciones del Personal de la OKW, fue entonces cuando Hitler había comprendido que no podía ganar la guerra.

Y el curso de la guerra cambió
Podemos decir que el curso de la Segunda Guerra Mundial cambió el 5 de diciembre de 1941. Sin embargo, como ocurre con las mareas, esto no sucedió de repente, sino poco a poco y de manera imperceptible. El curso de la guerra no cambió en un día, sino durante un período de días, semanas e incluso meses, es decir, durante el período de tres meses entre el final del verano de 1941 y principios de diciembre del mismo año.

El curso de la guerra en el este había ido cambiando poco a poco pero no tan imperceptiblemente. En agosto de 1941 cuando a pesar del éxito alemán no existía una capitulación Soviética y mientras descendía  significativamente el empuje de la Wehrmacht, los observadores conocedores de la situación habían empezado a dudar de que fuese posible una victoria alemana, no sólo en la Unión Soviética, sino en la guerra en general. Por ejemplo, el Vaticano, en un principio muy bien informado y entusiasta acerca de la "cruzada" de Hitler contra la patria soviética del bolchevismo "ateo" y confiada en que los soviéticos colapsarían inmediatamente, comenzó a expresar profunda preocupación por la situación en el este al final del verano de 1941. A mediados de octubre llegaría a la conclusión de que Alemania había perdido la guerra. Del mismo modo, a mediados de octubre, el servicio secreto suizo había informado de que "los alemanes no pueden ganar la guerra". Esta conclusión se basaba en información que recogían de declaraciones de oficiales alemanes que visitaban Suecia.

A finales de noviembre, un derrotismo ominoso había infectado gradualmente a los más altos rangos de la Wehrmacht y el partido nazi. A pesar de que presionaban a sus tropas para seguir hacia adelante, hacia Moscú, varios generales sentían que hubiera sido mejor hacer propuestas de paz y poner fin gradualmente a la guerra sin obtener la gran victoria que parecía asegurada al inicio de la Operación Barbarroja. Y poco después de finales de noviembre, el Ministro de Armamento Fritz Todt había pedido a Hitler encontrar una salida diplomática a la guerra, ya que, a nivel puramente militar e industrial, la guerra iba a ser inexorablemente perdida.

Una derrota alemana inevitable

Cuando el Ejército Rojo lanzó su devastadora contraofensiva el 5 de diciembre, el propio Hitler se había dado cuenta de que iba a perder la guerra. Pero por supuesto no estaba dispuesto a hacerlo público ante el público alemán. Las malas noticias del frente, en las cercanías de Moscú habían sido presentadas al público como una desaceleración temporal, debido a la llegada temprana, supuestamente inesperada del invierno y / o a la incompetencia o cobardía de algunos comandantes. Sería algo más de un año más tarde, después de la catastrófica derrota de la batalla de Stalingrado en el invierno de 1942-1943, cuando el público alemán y el mundo entendería que Alemania estaba condenada. Por eso aún hoy, muchos historiadores afirman que las tornas cambiaron en Stalingrado. Pero resultó imposible mantener en secreto las consecuencias catastróficas de la caída cerca de Moscú. Por ejemplo, el 19 de diciembre de 1941, el cónsul alemán en Basilea informó a sus superiores en Berlín que el jefe (abiertamente pro-nazi) de una misión de la Cruz Roja Suiza, enviada al frente en la Unión Soviética para asistir a los heridos en el lado alemán –lo que violaba los reglamentos de la Cruz Roja - había regresado a Suiza con la información, muy sorprendente a ojos del cónsul, de que "ya no creía que Alemania pudiera ganar la guerra ".

La Alemania nazi estaba condenada, pero la guerra aún se prolongaría. Hitler había ignorado el consejo de sus generales que recomendaban insistentemente encontrar una solución diplomática a la guerra, y decidió seguir luchando con la vana esperanza de una victoria. La contraofensiva rusa fallaría, la Wehrmacht podría sobrevivir el invierno de 1941-1942 y en la primavera de 1942, Hitler reuniría todas las fuerzas disponibles y las movilizaría para una ofensiva - cuyo nombre en clave era "Operación Azul" (Unternehmen Blau) hacia los campos petrolíferos del Cáucaso – a través de Stalingrado. Hitler mismo reconoció que "si no ponía su mano en el petróleo de Maikop y Grozni, entonces tendría que poner fin a la guerra."

Sin embargo, el elemento sorpresa se había perdido, y resultó que los soviéticos tenían enormes masas de soldados, petróleo y otros recursos, así como un excelente equipo, muchos de los cuales se producían en fábricas que se habían construido en el otro lado de los Urales entre 1939 y 1941. La Wehrmacht, por otro lado, no pudo compensar las enormes pérdidas que había sufrido en 1941. Entre el 22 de junio 1941 y 31 enero de 1942, los alemanes perdieron 6.000 aviones y más de 3.200 tanques y vehículos similares; y hasta 918.000 hombres fueron muertos, heridos o desaparecidos en acción, lo que represetaba el 28,7% de la dotación media del ejército, 3,2 millones de hombres. En la Unión Soviética, Alemania perdería no menos de 10 del total de 13,5 millones de muertos, heridos o prisioneros, durante toda la guerra. Y el Ejército Rojo fue el responsable del 90% de todos los alemanes que murieron en la Segunda Guerra Mundial.

Las fuerzas disponibles para un avance hacia los campos petrolíferos del Cáucaso eran por lo tanto extremadamente limitadas. En tales circunstancias, es bastante notable que, a lo largo de 1942, los alemanes hubieran logrado llegar hasta ese punto. Pero cuando la ofensiva se estancó, inevitablemente, en septiembre de ese año, sus líneas débilmente defendidas se extendían cientos y cientos de kilómetros, presentando un blanco perfecto para un contrataque soviético. Cuando ocurrió, provocó la supresión completa del ejército alemán y su destrucción, en última instancia, en Stalingrado. Después de esta gran victoria del Ejército Rojo la inevitabilidad de la derrota de Alemania en la Segunda Guerra Mundial sería evidente para todos. Sin embargo, la derrota alemana aparentemente menor y relativamente inesperada a las puertas de Moscú a finales de 1941, había sido la condición previa de la sin duda más espectacular y “visible” derrota en Stalingrado.

Este artículo es una versión revisada de un texto publicado en Global Research.


Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com