LOS VIAJES AL PLATA DE BERTA GARDES

Por Martina Iniguez/ Fuente: Gardel Oriental


Los testimonios de la madre adoptiva de Carlos, y él mismo, se encargaron de confirmar que había venido al Plata antes de 1893, año en que volvió a estas tierras con su hijo francés.

Los sostenedores del francesismo de Carlos Gardel pretenden demostrar que Berta Gardes nunca viajó al Río de la Plata en la década de 1880, negando también su estadía en Tacuarembó en esa década. Para lograr ese fin se apoyan absurdamente en la falta de registros de arribos, en una época de la que NO SE CONSERVAN REGISTROS, y soslayan las declaraciones de testigos insospechables, de la misma Berta Gardes, y de su hijo adoptivo Carlos Gardel.

¿Cómo se pretende probar que Berta no viajó al Río de la Plata a mediados o fines de 1886, después del Censo de Bordeaux, cuando ya había llegado a su mayoría de edad, si los únicos registros de arribos de barcos de ultramar al Puerto de Montevideo que existen son incompletos, y el supuesto arribo de Berta Gardes en el Dom Pedro en 1893, tampoco está registrado en C.E.M.L.A.?

No puede considerarse serio el certificado presentado por Héctor Ernié, ya que éste arribo no tiene respaldo documental en C.E.M.L.A. y tampoco se puede verificar su autenticidad porque se desconoce su paradero actual. (*)

NO SE CONSERVAN EN MONTEVIDEO REGISTROS DE ARRIBOS DE BARCOS DE ULTRAMAR ANTERIORES A 1888, así como no se conservan registros de pedidos de pasaportes en Haute Garonne ANTES de ese mismo año.En consecuencia: NO SE PUEDE AFIRMAR SERIAMENTE QUE BERTA GARDES NO ESTUVO EN EL RÍO DE LA PLATA ANTES DE 1893.

Del año 1888 sólo figura el mes de enero y con posterioridad a esa fecha no hay más registros hasta octubre de 1896.

¿Cómo pretenden que el hecho de que no existan pedidos de pasaporte franceses hacia el Río de la Plata se constituya en una prueba de que no Berta no viajó, cuando tampoco los presentó de 1893, fecha en que aceptan que sí viajó”

¿Por qué nunca mostraron el Passe-port a l’étranger No 94 a favor de Berthe Gardés que “dicen” que solicitó en Francia en febrero de 1893 para viajar a Buenos Aires?

Quien quiera negar la presencia de Berthe Gardes en Uruguay antes de 1893 basándose en la falta de registros del mismo, tendrá que explicar como hicieron para ponerse de acuerdo en afirmar su estadía en ese país testigos de honradez reconocida, que no se conocían entre sí, que ni siquiera vivían en el mismo país y que además, algunos de ellos lo creían hijo de Berta:

1.- Cátulo Castillo decía que doña Berta, a quien suponía madre de Gardel, “respetaba el recuerdo elogioso de un famoso Romualdo -Don Romualdo- ligado a su epopeya de allá, en Tacuarembó, donde supo vivir sus mocedades epicas..." (Buenos Aires Tango,V71, por Cátulo Castillo)

2.- La Sra Juana Gil de Daneri, esposa del director del diario “La Democracia” de Montevideo, afirmó que la propia Berta le había contado que había viajado a Tacuarembó para trabajar como planchadora y lavandera en una estancia.

3.- El historiador Ramón P. González, nacido en junio de 1875, dijo que conoció a Berta en Tacuarembó, siendo un niño, como una francesa amiga del Coronel, de quien él mismo era pariente. ¿Acaso en 1887, cuando rondaba los 12 años?

4.- La estadía en Uruguay de Berta era conocida al punto que, el 26 de junio de 1935, a sólo dos días de morir Gardel y cuando no había el menor atisbo de polémica sobre su origen, “El Debate” de Montevideo publica un artículo titulado “Quien le da la noticia a la vieja” y que comienza así:
“Allá en un rincón de Tolosa, Francia, está la madrecita de Gardel, esa viejecita que en su lejana mocedad vivió en nuestro Tacuarembó”.

Obsérvese que el cronista, al igual que muchos, creía entonces que Berta Gardes era la madre de Gardel, y su estadía en Tacuarembó es mencionada sin la menor señal de intencionalidad, como noticia de veracidad descontada. (1er Abecedario Gardeliano – El País, 24-06-1994, por Nelson Bayardo)

Pero lo más definitorio son los testimonios de la propia Berta:

En una entrevista publicada el 12 de agosto de 1935, a su regreso de Toulouse para abrir la sucesión de Gardel, confesó al diario "El Debate": "haber pasado parte de su juventud ora en Buenos Aires ora en Montevideo".

Crítica publica el domingo 21 de julio de 1935, apenas llegado Defino a Toulouse, las siguientes afirmaciones de Berta Gardes:

Explicando las razones de su viaje, dice lo siguiente:

“Un amigo de mi hijo, notario de Buenos Aires que ha venido para llevarme allá, me ha dicho: Carlos compró para usted una casa allá, para el día en que la desgracia pudiera alcanzarle. Yo la voy a llevar a usted allá.”

La forma en que se expresa Berta sugiere que aceptaba las decisiones de Defino.

La nota agrega: “La madre de Gardel, que irá a Buenos Aires acompañada de una hermana…”
Seguramente el cronista se refería a Charlotte Gardes, cuñada de Berta, ya que ésta no tenía hermanas. Que llevara el apellido de su marido: Gardes, ha de haber originado la confusión. Jean Gardes había fallecido unos días antes, el 9 de julio, como consecuencia del disgusto que le provocó la muerte de Carlos. No sabemos si Charlotte viajó finalmente con Berta.

Lo más interesante de esta nota es que Berta dice: “Será ésta la decimacuarta vez que cruzaré el Atlántico”.

Estando Berta en Francia, el número de veces debió ser par. Si había contabilizado ya 13 viajes, lo más probable es que el cronista haya interpretado mal lo dicho por Berta y ella haya querido decir que “cruzó por decimocuarta vez el Atlántico y ahora diría adiós a Francia”, viaje que sería entonces el decimoquinto.

Aún suponiendo que Berta hubiera cruzado el Atlántico 13 veces en total durante su vida, la lista de viajes aceptados por los francesistas que detallo a continuación no llega a esa cifra:

1) 1875 Francia – Venezuela
2) 1882 Venezuela – Francia

3) 1893 Francia - Buenos Aires
4) 1921 Buenos Aires - Francia (*)

5) 1924 desde Burdeos, Francia - Arribo a Buenos Aires: 27 de febrero
6) 1926 Buenos Aires - Francia

7) 1927 desde Burdeos, Francia - Arribo a Buenos Aires: 8 de marzo
8) 1928 Buenos Aires - Francia

9) 1929 desde Burdeos, Francia - Arribo a Buenos Aires: 11 de agosto
10) 1933 Buenos Aires - Francia

11) 1935 Ultimo viaje desde Marsella, Francia - Arribo a Buenos Aires: 12 de agosto
Los años son estimativos ya que sólo se conocen las tres constancias existentes en C.E.M.L.A.


(*) El talentoso escritor amigo Horacio Vazquez Rial, me hizo notar un error cometido en esta fecha, que fue corregido. Berta estaba en Toulouse ya en 1921, cuando solicitó el acta de nacimiento de su hijo francés Charles Romuald Gardes. Fue una larga permanencia en su patria.

Si sus viajes conocidos fueron solamente los precedentes, hay que aceptar que Berta contó también otros cruces que pudieron ser anteriores o posteriores a 1893.

Podría haberse referido a cruces realizados en ocasión de un viaje a Francia que dijo haber realizado con su hijo en 1889, para festejar el cambio de siglo con su familia, no sabemos si en Toulouse o en Bordeaux, de donde habría vuelto en 1901.

Jean Gardes, hermano de Berta, se casa en segundas nupcias en París el 23 de julio de 1898 y hasta noviembre de 1901 vivió en Bordeaux, según información publicada por Monique Ruffié de St. Blancat y Georges Galopa.

Después de esa fecha se va a Senegal con su madre y Louis Carichou, de modo que la familia estaba en Francia para el cambio de Siglo,

Menciona Avlis que en una nota efectuada para “Sintonía” (Buenos Aires, 23 de julio de 1938) por su redactor Floreal Fernández Raja, Berta Gardes reveló lo que aún estaba inédito, al parecer, y que poca gente conoce.

Dijo que cuando su hijo (Charles Romuald) 10 años, lo trasladó a Francia, mencionando que estuvo en la iglesia de un pequeño pueblo llamado Laubade, muy cerca de Toulouse.

Otra coincidencia permite suponer que el relato de Berta fue veraz.

Sobre la escolaridad de Charles Romuald Gardes existe un certificado con fecha 15 de noviembre de 1899, emitido por la entonces Escuela Elemental Nº 2 del 6º Distrito del Consejo Nacional de Educación.

No hay más constancias de escolaridad hasta abril de 1901, cuando Charles Gardes ingresa al Colegio Pio IX, dos meses después de comenzadas las clases.

Quiere decir que existe un espacio de tiempo lo suficientemente extenso (17 meses) entre noviembre de 1899 y abril de 1901, para que Berta haya realizado ese viaje con su hijo francés, del que casualmente no hay certificados escolares en 1900, coincidiendo con el período en que Berta Gardes dijo que su hijo había tomado la comunión en Laubade.

Un detalle más agrega credibilidad a este viaje, porque Berta habló de la comunión de su hijo, y en el Colegio Pio IX, Charles Gardes recibió la Confirmación, pero no hay información sobre que hubiera recibido la comunión.

Así como no existe justificación para que el niño haya ingresado al Colegio Pio IX dos meses después de comenzadas las clases, a menos que hubiera estado ausente de Buenos Aires hasta ese momento.

Lo que sí sabemos es que Carlos Gardel nunca mencionó haber viajado a Francia en su niñez.

A estos testimonios sobre los viajes de Berta se suma uno existente en una carta que Carlos Gardel dirige a Armando Defino, a quien, a pesar de que siempre las ofreció censuradas por él mismo, se le escapa un comentario muy elocuente hecho por el cantor.
La carta fue publicada en la revista Radiofilm en Julio de 1949.
Carlos escribe a Armando desde Nueva York, confiándole el proyecto de comprar una casa en Francia, adonde “llevar a la vieja una vez al año”.

Carlos se refirió varias veces a este proyecto.

Elise Ramiéres, que conoció al cantor cuando éste visitó a la familia de Berta en Albi, donde ella vivía, recordaba:
"Carlos pensaba comprar una casa grande y linda en Niza y necesitaba tener caseros de confianza. Nos propuso que fuéramos nosotros. En ese momento estábamos pasando una situación muy difícil y eso nos venía perfectamente, solucionaba nuestros problemas económicos. Además el hecho que él nos tuviera tanta confianza nos alegraba mucho…"
En la nota publicada en la página Gardel Web, agregan este comentario:

“El proyecto de Gardel de vivir largas temporadas en Niza se ve completamente confirmado a través de su correspondencia con Defino. En una famosa carta escrita desde New York, el 16 de octubre de 1934, apenas llegado de Francia, le dice a su amigo y representante (ver "Carta New York 1934"):

"Tengo el proyecto de comprarme una casa en Niza para la viejita y nosotros. El clima es ideal para ella y yo la encontraré de manera que tenga comodidades para todos. Las casas son baratas allí. Esto es un proyecto pero ya lo estudiaremos..."

Lo más interesante, sin embargo, desde el punto de vista de la falsedad del francesismo de Gardel, es lo que el mismo Gardel dice en una carta publicada en la Revista Radiofilm, en julio de 1949, gracias a la gentileza de Armando Defino:

“UN AMIGO GENTIL

Desde hace tiempo anhelábamos realizar este esfuerzo. La imposibilidad de contar con los elementos para ofrecer material tan Importante nos llevó a ver a un gentilísimo amigo de esta casa.

A Defino, para satisfacer a nuestros consecuentes lectores en esta semana de pre-recuerdos.
Defino, con las lógicas restricciones en cuanto a nombres y referencias que no pueden entrar al comentario público, accedió a nuestros deseos y nos cedió, como una deferencia exclusiva, tan importante como extraordinario material, que habrá de señalar no sólo la ruta de Carlos, sino también sus esperanzas y, por sobre todas las cosas, su verdadero gran corazón.”
Y esto es lo que Carlos dice con respecto a la casa que quiere comprar en Francia:

… “Claro que para comprar una casa ha de ser una bien “bacana”, en la Riviera, por ejemplo… ¡Qué dique y qué satisfacción para la vieja, vivir allí, entre “cambas”, volviendo a su patria todos los veranos, luego de haberse alejado sola y pobre de su tierra, cuando era más muchacha…!”

¡Qué tal!

¿Pueden concebirse esas palabras de Gardel, volcadas en una carta íntima, que nunca imaginó se haría pública, como las de un hijo "francés" de Berta?

Dice “volviendo a SU patria”, no a “nuestra patria…”
Dice: “Luego de haberse alejado sola…de SU tierra” , no “de habernos alejado solos…de NUESTRA tierra”

Ese sola no incluye a Charles Romuald Gardes, lo que sugiere que se está refiriendo a un PRIMER viaje de Berta Gardes SOLA, al Río de la Plata.
Testimonio que dejó escrito en una carta íntima, el mismo Carlos Gardel.

Queda claro por qué razones Armando Defino impuso, al permitir que se publiquen fragmentos de las cartas de Carlos, “lógicas restricciones en cuanto a nombres y referencias que no pueden entrar al comentario público”.

(*) El investigador Héctor Ernié, además de una desbordada fantasía, tiene antecedentes de haber “hallado” documentos cuya autenticidad no puede probarse porque “se desconoce su paradero actual”.

Bajo el título “El mito llegó desde Bordeaux” publicó en "Clarín" del 26 de julio de 1980 una “certificación emitida por la Dirección Nacional de Migraciones(que) da fe de que el 11 de marzo de 1893, a bordo del vapor Dom Pedro arribó a Buenos Aires procedente de Bordeaux”.Dicha certificación está fechada el 13 de junio de 1977 y firmada, según el sello aclaratorio, por Inés de las Nieves Barris, Jefe de División Registro y Certificaciones de la Dirección Nacional de Migraciones. Es de destacar que este documento fue emitido en un papel común, sin membretar.

Pero diez años después, en, "CARLOS GARDEL - Edición Especial" - Año I - Julio 1990 -Para coleccionistas en su centenario - Número extraordinario - Héctor Ernié - Edit. Tango Bs.As. 1990, Ernié se contradice él mismo al volver a la fecha que viera AVLIS en 1967: 9 de marzo de 1893, día en que el Dom Pedro llegó a Montevideo .

Berthe Gardes, supuestamente no pudo desembarcar allí por problemas sanitarios, pero ésa fue la fecha que aparentemente quedó asentada en buenos Aires.

Sabemos ahora, gracias al Sr. Georges Galopa, que el 9 de marzo el barco llegó a Montevideo, y el día 12 a Buenos Aires, coincidiendo con la fecha asentada en los diarios de la época.

Lo único que no existe es la constancia archivada en C.E.M.L.A. que tendría que respaldar esos testimonios. (Diario CLARÍN - Los expedientes perdidos del Archivo de los Inmigrantes - No hay rastros del arribo de nazis ni de Gardel. El estado de conservación de los documentos de la inmigración es penoso.)

Hay más “hallazgos dudosos” en la trayectoria de este investigador:
Así se refiere Héctor Ángel Benedetti a un contrato supuestamente hallado, también por Ernié, en “Apostillas al Gardel de 1912 - una descripción reseñada de sus primeras grabaciones”

Contrato Taggini

… “En medio de esta prosperidad fue incorporado Gardel. Ha sobrevivido el acuerdo de grabación entre la empresa y el cantor, celebrado en Buenos Aires el 2 de abril de 1912. Fue hallado por el historiador Héctor Ernié en los años ochenta, quien ante la sorpresa de sus pares exhibió las fojas insospechadas durante siete décadas.

La autenticidad de este documento ha sido discutida, siempre puertas adentro, desde el momento mismo en que se hiciera público.

La objeción principal apunta al propio papel sellado del contrato, acusado de no ser de la época por estar timbrado con un valor muy superior al que se estilaba entonces: de hecho, era costumbre utilizar hojas de coste mínimo, completándose con estampillas el importe que correspondía según el monto del convenio. Fuera de esto, que por sí no constituye un argumento definitivo, no habría causas graves para impugnarlo; sin embargo, es justo aclarar que cualquier crítica seria a este expediente debería basarse en su observación directa, pero se desconoce su paradero actual.”

Martes 22 de abril de 2008

2ª Nota - Llegada de Berthe Gardes y su hijo Charles Romuald a Buenos Aires - Registros migratorios - Contradicciones
INTRODUCCIÓN

Nuevas informaciones generan nuevas dudas sobre la llegada de Berta Gardes al Río de la Plata.
Las versiones circulantes entre investigadores uruguayistas mencionaban posibles estadías de Berta en Montevideo y Tacuarembó en la década de 1880.

Los investigadores Monique Ruffié de Saint Blancat y Georges Galopa, descubren, posteriormente, que en el censo realizado en Bordeaux en el año 1886, el grupo familiar constituido por Louis Carichou, Hélène Camarès y sus hijos respectivos: Jean Marie, Berthe Gardes y Charles Carichou residía ese año en Bordeaux. (1)

Este hecho documentado determina que si Berta vino al Río de la Plata antes de 1893, tiene que haber realizado el viaje a partir del año 1886, a menos que haya hecho otro viaje más con anterioridad a esa fecha. La posibilidad no es del todo desechable porque Berta provenía de una familia muy dada a los viajes y cambios de domicilio, y el hecho de ser menor de edad, no le impedía viajar a cargo de un mayor (la versión dice que no viajó sola).

Coincidentemente Nelson Bayardo afirmaba, antes de que se conociera ese censo:"Berthe Gardes tomó a su cargo, en 1886, el cuidado del niño que años después pasaría por hijo suyo sin serlo, niño cuyo nacimiento no se había inscrito, lo cual dificultaría su real identificación.”

Es significativo que el año coincida con el posible viaje de Berta a Tacuarembó.

LA INFORMACIÓN FRANCESA

De acuerdo a información proporcionada por los investigadores franceses antes mencionados, en los archivos de la “Gironde” no se encuentra ninguna huella de cualquier pasaporte establecido a nombre de Marie Berthe Gardés, en el período 1880-1893. (2)

Está incluído el año 1893 y no veo que ese informe mencione que Berthe solicitó pasaporte en Gironde para viajar a Buenos Aires en ese año.

Con respecto a los pasaportes de Haute Garonne, el anexo publicado en la página 107 del libro “Carlos Gardel, sus antecedentes franceses”, firmado por el Sr Jean Le Potier, Director de los Archivos Departamentales, dice textualmente:« Comme suite a votre lettre du 26 août 2004, je ne peux que vos redire que les demandes de visas et passeports pour l’ Amerique du Sud ont eté conservés seulementent pour les années 1888.1889 (cf copie jointe) »

La traducción literal es la siguiente:... "Las solicitudes de visa y pasaportes para la América del Sur sólo fueron conservadas los años 1888 – 1889 (véase copia adjunta)”.Y agrega después que recién existe un expediente de franceses repatriados de Argentina en 1901.

En cambio en el libro "Carlos Gardel, sus antecedentes franceses", la traducción tiene un error que seguramente llevó a un error de interpretación a los autores:
Dice:
... "Las solicitudes de visa y pasaportes para la América del Sur sólo fueron conservadas a partir de los años 1888 – 1889 (véase copia adjunta”), mientras el original dice que sólo fueron conservadas las de los años 1888 – 1889 y que recién existe un expediente de franceses repatriados de Argentina en 1901.

Al decir “a partir” puede interpretarse que fueron conservadas las solicitudes de los años posteriores a 1888 – 1889, que es muy diferente a decir que solamente hay registros de 1888 -1889 pero faltan los registros de 1890, 1891, 1892, 1893, 1894, 1895, 1896, 1897, 1898, 1899, 1900.

Los autores mencionan en cambio que el 14 de enero de 1875, bajo los pasaportes Nº 32 y 33 del Departamento de Gironde, se registra el viaje a Venezuela de los integrantes de la familia Carichou – Gardes y publican los Anexos II Y III, pag 103 y 104 donde figuran los pedidos de pasaportes de Louis Carichou y de la pequeña Berthe.

El Sr. Georges Galopa agrega otros datos muy interesantes en la nota titulada “El vapor Dom Pedro” del mencionado libro, pag. 108 a 112:"En el marco que nos interesa, el registro de navegación menciona que el "Dom Pedro" fue armado para cumplir un viaje "au long cours" (de altura) a destinación de La Plata, el 8 de febrero de 1893, bajo el nº 40. Este barco zarpó de Le Havre el 10 de febrero, mandado por el capitán Crecquer Vincent Marie..."
... "El “Dom Pedro” atracó en Santa Cruz de Tenerife el 20 de febrero.

Zarpó el mismo día hacia Montevideo, donde llegó el 9 de marzo de 1893”. (Aclara que hizo escala técnica, sin desembarco ni visita sanitaria. La razón podría ser la mencionada por Avlis(3): "En febrero de 1893 se produjo en Marsella y alrededores una epidemia de cólera, existiendo prohibición de las autoridades marítimas sanitarias uruguayas de que tocaran puertos locales los barcos zarpados de allá después del 21 de febrero.")

El Dom Pedro zarpó de le Havre el 10 de febrero y de Pauillac el día14, aunque partió 11 y 7 días antes, respectivamente, del 21 de febrero, no podemos afirmar que esta fecha fue respetada sin alteraciones o excepciones.
Indica también el Sr. Galopa que el barco zarpó de Montevideo hacia Buenos Aires el 10 de marzo y que llegó a esa ciudad el día 12.

Releva lo que considera una “pequeña equivocación de fechas en el registro de navegación del barco que indica que este vapor zarpó de Montevideo el día 10 de marzo para llegar el 12 a Buenos Aires.” (le sorprende que haya demorado dos días para ir de Montevideo a Buenos Aires, porque supone, por el certificado proporcionado por Ernié, que el desembarco en esa ciudad ocurrió el día 11)

Sin embargo, no hubo tal equivocación de fechas y la explicación es muy sencilla:
El libro “Carlos Gardel. Encuadre Histórico”, de J.C. Esteban, pag 136 al 138, incluye anexos donde se lee: “El arribo del barco Dom Pedro a Buenos Aires puede constatarse también en la sección “Marítima” del diario La Nación de los días 11 y 12 de marzo de 1893.”

Vale la pena mencionar que en la nota del día 12 se detallan los barcos de ultramar con especificación de puertos que el día anterior se encontraban haciendo operaciones: Vemos allí que en diferentes dársenas hay vapores cargando, descargando o listos para salir, y otros en la rada, esperando para entrar en los diques. Hay 7 vapores esperando, el último de los cuales es el Dom Pedro. Por razones sanitarias, los buques provenientes de puertos con problemas de salud, cumplían una cuarentena de 48 horas en la rada.

Es lógico entonces que el desembarco no haya podido concretarse antes del día 12, tal como figura en los archivos frances

Si el Sr. Esteban no se hubiera dejado influir por un preconcepto seguramente duramente se hubiera dado cuenta de que el informe publicado en la sección “Marítima” del diario La Nación del día 12 de marzo de 1893, NO DICE QUE EL DOM PEDRO DESEMBARCÓ EL DÍA 11, sino que en esa fecha está todavía esperando para desembarcar.

Si hubiera consultado La Nación del día 13 de marzo de 1893, hubiera visto que dice, en la sección Marítimas: "Se dio entrada ayer (día 12): “Vapor francés Dom Pedro, al dique número 1, consignado a Chaucerel.”

El Dom Pedro desembarcó entonces el día 12 en el puerto de Buenos Aires tal como está especificado en el registro de la legación de Francia. La partida del vapor Dom Pedro del puerto de Buenos Aires figura anunciada el día 28 de marzo, para Dunquerque y Havre (sic) con cargamento de lana y carne congelada.

REGISTROS MIGRATORIOS URUGUAYOS

Veamos ahora los archivos existentes en Uruguay: Puede verse en la página: http://www.apellidositalianos.com.ar/entradas_pasajeros_montevideo.htm

Entradas de pasajeros a Montevideo:Listas de entradas de pasajeros y barcos, 1888-1930
Referido a los años que nos interesan dice: Entrada de pasajeros de ultramar por el Puerto de Montevideo, 1888, ene. 1896-oct. 1899 (Falta vol. de mayo-ago. 1898) - FHL INTL Film [ 2222024 Items 2 - 13 ]Entrada de pasajeros de ultramar por el Puerto de Montevideo, 1899-ago. 1906 (Faltan los vol. de sep.-dic. 1900 y may.-dic. 1901) - VAULT INTL Film [ 2222042 ]

Simplificando, diremos que los registros son incompletos. Del año 1888 sólo figura el mes de enero y con posterioridad a esa fecha no hay más registros hasta octubre de 1896.

En consecuencia, Berta Gardes pudo haber viajado al Uruguay entre 1886 y 1888, aunque no figure en los registros por la sencilla razón de que no existen registros de esas fechas.

Solicité información a C.E.M.L.A. sobre arribos de Berta Gardes o Anaïs Beaux entre los años 1882 y 1930, y me dieron la siguiente respuesta:

“Sra. Martina

Buenos Dias, le envío por archivo adjunto, el listado de todas las personas que ingresaron al país con los apellidos Gardes y Beaux.

Dentro del listado va a encontrar los sig. campos : Apellido, Nombre , Estado Civil ( S: Soltero, C: Casado , D: Desconocido) , Edad ( cuando aparece un 900 es un código sobre la edad de un bebe , es decir son meses) , Profesión, Religión , Barco en el cual llego a la Argentina , Puerto de salida , Puerto de Llegada , Fecha de llegada al puerto y en algunos casos lugar de nacimiento ( ese dato se empezó a pedir a los inmigrantes que llegaron después del año 1924)

Dentro del periodo de tiempo que comprende nuestra base de datos ( entre los años 1882 a 1930) hay un 30 por ciento de información perdida, (casi un tercio) por ese motivo puede no figurar la persona que busca.

Los datos que están registrados en el listado que le envío, es la única información que posee la base de datos .....
SALUDO ATTE.
Mónica Lopez
CEMLA

(La base de datos mediante la cual se puede conocer en qué fecha, barco y con cuál oficio llegaron nuestros antepasados, fue elaborado por el Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos, CEMLA, con el material histórico que se conserva en la Dirección Nacional de Migraciones.)

En el listado adjunto no figura ningún arribo de Anaïs Beaux y sólo figuran los siguientes arribos de Berta Gardes:
Apellido GARDE - Nombre BERTHE - Edad 59 - Estado civil V (viuda)- Nacionalidad FRANCESA - SIN PROFESION - Religión CATOLICA - Buque MASSILIA - Procedencia BURDEOS - A puerto de BUENOS AIRES - Fecha arribo 27/02/1924 - Nacido en TOLOUSE

Apellido GARDES - Nombre BERTHE - Edad 38 - Estado civil S (soltera) - Nacionalidad FRANCESA - Profesión SU CASA - Religión CATOLICA - Buque MASSILIA – Procedencia BURDEOS - A puerto de BUENOS AIRES - Fecha arribo 08/03/1927 - Nacido en TOULOUSE (Hay algunos errores, Berthe aparece como GARDE y viuda en el primer registro. En el segundo está equivocada la edad porque tenía 62 años, no 38)

Otras informaciones evidencian que los registros están incompletos:

Berthe y Anaïs, enviaron una postal a José Razzano, desde Toulouse, el 7 de junio de 1921 (4), sin embargo no hay registros en C.E.M.L.A. (Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos) que acrediten que volvieron de Toulouse juntas. (Anaïs no habría vuelto nunca y no aparece registro de ingreso a Buenos Aires de Berta hasta 1924 )

Si nos atenemos a la documentación proporcionada por C.E.M.L.A., Charles Romuald Gardes nunca ingresó al país y Berthe Gardes llegó a Buenos Aires recién el 27 de febrero de 1924.

Sin embargo, no se puede negar la presencia de Anaïs Beaux, Berta Gardes y Charles Romuald en la capital argentina antes de 1924.
La fecha exacta de llegada a Buenos Aires de Berthe y su hijo generó muchas dudas porque:
La primera información sobre esa supuesta fecha de ingreso la da la misma Berthe Gardes a la revista “La Canción Moderna”:... "nuestra llegada a Buenos Aires fue el 23 de marzo de 1893.” Sin embargo Avlis en su libro "Gardel, el gran desconocido”, dice haber visto una constancia de ingreso a Argentina, contenido en las planillas de La Dirección de Migración de la Ciudad de Buenos Aires. Allí constaba, según él, que el 9 de marzo de 1893 desembarcaron del vapor "Dom Pedro", que salió de Burdeos, las siguientes personas:

Nº de orden 121. Berta Gardes, viuda de 27 años, planchadora, católica, pasaporte nº 94.Nº de orden 122: Charles (sin Romuald) Gardes, de dos años.

"Este hallazgo documental se logró gracias a que en 1936 ella mencionó el barco y una fecha aproximada de su arribo a Buenos Aires.”

UN CERTIFICADO OBJETABLE

Héctor Ernié, bajo el título “El mito llegó desde Bordeaux” publicó en "Clarín" del 26 de julio de 1980 una “certificación emitida por la Dirección Nacional de Migraciones(que) da fe de que el 11 de marzo de 1893, a bordo del vapor Dom Pedro (Gardel) arribó a Buenos Aires procedente de Bordeaux”.

Dicha certificación está fechada el 13 de junio de 1977 y firmada, según el sello aclaratorio, por Inés de las Nieves Barris, Jefe de División Registro y Certificaciones de la Dirección Nacional de Migraciones. Es de destacar que este documento fue emitido en un papel común, sin membretar.

Pero el mismo Ernié, en julio de 1990 en la revista "Carlos Gardel – Edición Especial", reitera la fecha de llegada de ambos que diera Avlis en 1967: 9 de marzo de 1893, contrariando la fecha dos días posterior del certificado presentado por él mismo en 1980.

Sabemos ahora, gracias al Sr. Galopa, que el 9 de marzo el barco llegó a Montevideo, y el 12 a Buenos Aires.
¿Cómo pudo ver Avlis la fecha 9 y Ernié conseguir un certificado con fecha 11? No lo sé, pero allí están los testimonios documentados en un libro y en un certficado. Lo único que no está es la constancia archivada en C.E.M.L.A. que tendría que respaldar esos testimonios.

Payssé González en su libro “Páginas abiertas”, pag 22, dice haber concurrido a esa oficina en junio de 1999 siendo informado por “un alto funcionario de la misma, que la hoja que contenía esa referencia había sido arrancada, ignorándose el autor de tal depredación”

Ricardo Ostuni, por su parte, en el libro “Repatriación de Gardel”, pag 40, dice:“Los archivos de la Dirección de Migraciones correspondientes a los años 1882 a 1925 han sido confiados al C.E.M.L.A.......Entre el 18 de mayo y el 10 de junio de 1994 (con posterioridad al paso de Ernié por ese instituto)realicé una intensa búsqueda en esas oficinas con un resultado sumamente interesante. En los registros de arribo al país no figuran Berta Gardes ni su hijo Charles Romuald...”, personalmente el investigador me dijo no haber notado rastros de hojas arrancadas.
Agrega en las referencias: “ ...todo hace suponer que las anotaciones originales jamás fueron reproducidas fotográficamente en trabajo alguno.

Llama la atención que Silva Cabrera mencionara estos datos en 1967, diez años antes de la fecha de su descubrimienro por Ernié y que desde entonces fuera imposible toda corroboración fehaciente.”

Cabe preguntarse si esas constancias habrán existido alguna vez. Lo cierto es que NO FIGURAN EN C.E.M.L.A. ¿Puede este organismo haber emitido un certificado en hoja sin membretar, que contiene una fecha equivocada de arribo del vapor Dom Pedro y que no figura en sus archivos?

CONCLUSIÓN

Como puede apreciarse, los testimonios son contradictorios y aparentemente la fantasía se mezcla a la realidad.

Si nos atenemos nada más que a las constancias documentales comprobables conocidas hasta ahora, la fecha supuesta de llegada de Berthe Gardes con su hijo a Buenos Aires no tiene sustento documental.

No figura en los registros de C.E.M.L.A. y la fecha del certificado publicado no se corresponde con la verdadera fecha de llegada del barco.

Como el diario no publicaba los nombres de los pasajeros, no habiendo otras certezas documentales, no tenemos la certeza de que Berta y su hijo hayan llegado en ese barco.

¿PUDO HABER OTRA FECHA Y OTRO LUGAR DE ARRIBO?

Ricardo Ostuni menciona además testimonios del escribano D. Luis Guillermo Gardes, radicado en Pehuajó cuya versión es coincidente con la de Zaffaroni y Pucciani en el sentido de que "Berthe y su hijo arribaron a Montevideo antes de trasladarse a Buenos Aires”.

También en la revista “La Canción Moderna" del 8 de julio de 1935, bajo el título “El verdadero lugar del nacimiento de Gardel”, José Colón, amigo de Esteban Capot, coincide en señalar que los viajeros llegaron primero a Montevideo, cuando Carlitos Gardex tendría 6 años de edad.

Si eso hubiera ocurrido, se podría explicar la ausencia de registros de la llegada de Berta y su hijo en esa fecha, ya que los arribos desde Uruguay no estaban sometidos a tan estricto control.

Me pregunto entonces si Berta y su hijo no habrán viajado en otra fecha y desembarcado en Montevideo, como afirman algunos testimonios, y llegado a Buenos Aires el 23 de marzo, tal como ella misma lo declaró a “La Canción Moderna”.

Si existiera alguna constancia de solicitud de visado o pedido de pasaporte en las Comunas Departamentales de Haute Garonne o Gironde en el año 1893, sería conveniente que lo especificaran y dieran también los números de pasaportes correspondientes, a los fines de probar cual fue la fecha real de ese viaje dada la deficiencia documental existente en Buenos Aires .


La investigación no es una ciencia exacta.Como bien dice la investigadora mexicana Dra Ana María Peppino Barale, Profesora- investigadora del Departamento de Humanidades, Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco (México, DF): “La ciencia NO ES LA VERDAD ABSOLUTA, es el conocimiento en movimiento continuo”.

¿Cómo pretender entonces poner punto final a un tema en continuo desarrollo, apoyándose empecinadamente en antiguos errores que fueron corregidos por diferentes investigadores con posterioridad, a la luz de los nuevos descubrimientos? No se pueden juzgar ni tomar como referencia errores nacidos cuando la documentación conocida hoy día no había sido todavía descubierta.

No se puede afirmar que Berthe Gardes jamás estuvo en Uruguay antes de 1893, porque no figura en los registros migratorios de Uruguay y Argentina de esa época cuando tampoco se ha presentado ninguna prueba de que existe en Haute Garonne o Gironde la solicitud de pasaporte para el viaje de 1893 con su hijo o el registro de arribo el día 11 de marzo en las listas de C.E.M.L.A.


Quien quiera negar la presencia de Berthe Gardes en Uruguay antes de 1893 basándose en la falta de registros del mismo, tendrá que explicar como hicieron para ponerse de acuerdo en afirmar su estadía en ese país testigos de honradez reconocida, que no se conocían entre sí y que ni siquiera vivían en el mismo país y por qué la misma Berthe confesó al diario "El Debate", en una entrevista publicada el 12 de agosto de 1935, a su regreso de Toulouse para abrir la sucesión de Gardel: "haber pasado parte de su juventud ora en Buenos Aires ora en Montevideo"

En definitiva, lo único cierto hasta ahora es que existen numerosos testimonios coincidentes o indicios sobre la estadía de Berta Gardes en Montevideo y Tacuarembó, que si bien no pueden considerarse irrebatibles tampoco pueden ser considerados falaces.

Agreguemos al hecho de la imposibilidad de probar que Berta no estuvo en Uruguay antes de 1893, que la presencia de la misma en Tacuarembó no era necesaria para que el Coronel Carlos Escayola y María Lelia Oliva consumaran una relación que tendría como consecuencia la gestación del más grande cantor de tango de todos los tiempos, ni tampoco para que su hijo no reconocido cursara sus primeros grados en la escuelita de la calle Durazno esquina Medanos.

Martina Iñiguez
(1) Libro “Carlos Gardel, sus antecedentes franceses”, de Monique Ruffié de Saint Blancat, Georges Galopa y Juan Carlos Esteban, pag. 73
(2) Idem, pag.
(3) Libro “Carlos Gardel, el gran desconocido”, pag 125
(4) “Carlos Gardel, sus antecedentes franceses”, pag. 157
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com