¿Reducción de Pobreza en Republica Dominicana?

/Por: el doctor Ismael Batista)

De acuerdo con los criterios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hay pobreza cuando las personas no pueden satisfacer, para vivir con dignidad, necesidades básicas: alimentación suficiente, agua potable, techo digno, atención sanitaria esencial y educación básica. La extrema pobreza mal vive con menos de 1 a 4 dólares por día. Hay 4 mil millones de seres humanos que viven en la pobreza o por debajo del índice de pobreza, muchos en la miseria. En adicción, 842 millones viven en la desnutrición crónica.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la
Alimentación y la Agricultura (FAO), revelan que cada día mueren en el planeta, por causa del
hambre, 100 mil personas, de las cuales 30 mil son niños menores de 5 años de edad.

La pobreza y la inseguridad de los seres humanos, han surgidos como los problemas cardinales de las sociedades. Abrahán Maslow, en su teoría de la personalidad humana, plantea unas series de necesidades que atañen a todo individuo, y se encuentran íntimamente ligada a su supervivencia.

Según el psicólogo, las personas están dominadas por el impulso de sus necesidades internas
insatisfechas, que orientan y determinan su comportamiento.

En la jerarquización de la prioridades de las necesidades humanas de la teoría de Maslow, vamos a mencionar dos: 1) Las necesidades fisiológicas, que incluyen, entre otras necesidades biológicas, la alimentación y, 2) Las necesidades de seguridad. Dentro de estas, encontramos la necesidades
estabilidad, la del orden y tener protección.

La escasez de alimentos principalmente, y la inseguridad de los humanos, son indicadores que
están íntimamente ligados a la pobreza y el subdesarrollo. Afectan dramáticamente a las mayorías de la población de los llamados países en vía de desarrollo. Para los gobernantes de los países tercermundistas, constituyen gran desafío elaborar políticas económicas y sociales que sean capaces de menguar significativamente estos males endémicos.

La falta de voluntad política y la indisponibilidad de recursos económicos y tecnológicos, son los
principales obstáculos para elaborar una política estratégica de acción contra la pobreza y la
desigualdad social.

De acuerdo a informes de la CEPAL, (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), los
países de la región, que mas redujeron pobreza y desigualdad social en la última década fueron
Argentina, Brasil, Bolivia y Venezuela.

Evidentemente, que estos países consignan en sus respectivos presupuestos fondos provenientes
del PBI, y han cancelado sus respectivas deudas con el F.M.I. (Fondo Monetario Internacional) y
otros organismos internacionales de créditos. Venezuela liquido su deuda con el Fondo Monetario
Internacional y el Banco Mundial. Brasil y Argentina con el F.M.I. Bolivia ha reducido en mucho su deuda externa. En la región, Brasil es el ejemplo cumbre en política sociales para reducir pobreza y desigualdad social. Para reducir pobreza, Brasil elaboro un plan estratégico de gran alcance y profundidad social. Se constituyeron a todo lo largo y ancho de Brasil comisiones integradas por técnicos e individuos provenientes del Estado, sectores organizados de la sociedad: religiosos, asociaciones, los sin tierras etc.

El programa Hambre cero, del presidente Luis Ignacio Lula Da Silva, propone cinco reformas
estructurales para combatir pobreza y desigualdad social. Tres están en proceso: la seguridad
social, la tributaria y la agraria. Se están elaborando la laboral y la política. Lula dijo: “aquí no se va a ser un maratón de distribución de comida. Hay que hacer una política pública de inserción social.

No una política social asistencialista.”

Verdaderamente son políticas de inserción social, pues, se han creado millones de puestos de
trabajo, aumento de salarios, del salario mínimo, del microcrédito y el crédito popular.

Asentamiento de miles de familia por la reforma agraria, suministro de fondos y tecnología a
pequeños y medianos agricultores. Inversión en la vivienda, saneamiento del agua y destino de la
basura. Incentivo a la economía solidaria y el cooperativismo. La revolución educativa y la creación
de nuevos derechos.

Ha sido una política de amplia integración, con incidencia en la infraestructuras básicas del
subdesarrollo y la pobreza. Esto ha implicado, transferencias de recursos para los mas pobres,
para salir de la pobreza y el subdesarrollo. Solo en el 2004, Brasil invirtió el 1% del PBI en el
programa Hambre Cero, equivalente a 5 mil millones de dólares. En los ocho años de de gobiernos de Lula Da Silva, el PBI de Brasil alcanzo niveles de alrededor de un 27.2 %. Destino cada año 6,700 millones de dólares a los planes sociales bolsa Escola y Hambre Cero.

La eficacia de los gobiernos de Lula, ha hecho posible la reducción del desempleo en Brasil a cifras
record, nunca antes alcanzadas. Reducción de la mortalidad infantil y materna. Combatió
abiertamente el narcotráfico y la violencia con programas definidos.

Todos estos programas de inserción social minado la pobreza, resulto que en 8 años de gobiernos
de Lula, considerado el mejor presidente de Brasil de todos los tiempo, 28 millones de brasileños
salieron debajo de la línea de pobreza.

Los gobernantes de la región, (América Latina, Centro América y el Caribe) tienen por delante el
gran desafío de reducir pobreza que afecta el 44 % de la población. Algunos han logrado
exitosamente reducir la pobreza otros no.

Datos preliminares del último censo del país, revela que, la Republica Dominicana tiene unos 10
millones de habitantes. De acuerdo a datos de la CEPAL, la pobreza en el país alcanza un 43%. En
los últimos 6 años el índice de pobreza se redujo en 10.2 puntos porcentuales. O lo que es lo
mismo, en 6 anos 438, 000 dominicanos salieron debajo de la línea de la pobreza. Cifras estas
controversiales, que mueven a la suspicacia por las siguientes razones: el gobierno dominicano no
tiene un plan estratégico para combatir la pobreza, no se consignan fondos en el presupuesto nacional para tan noble propósito, y mucho menos nada proveniente del PBI se destina a la
pobreza.

En realidad, gran parte de los fondos que utiliza el gobierno para aliviar pobreza, proceden de los
programas de transferencias condicionadas de los organismos internacionales de créditos y de los
aportes de las ONG.

En adicción, la deuda global del Estado dominicano, ronda los 13 mil millones de dólares. El pago
de interés y amortizaciones de la misma, deja muy poca brecha para la inversión en programas
sociales.

Para combatir la pobreza, el gobierno dominicano opera con la tarjeta solidaridad. ( Programa de
Asistencia Social). Aplica a personas censadas por el sistema único de beneficiario (SIUBEN), que
cuenta con la asistencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Son
beneficiarios de este programa en la actualidad unos 845, 752 tarjeta habientes.

La tarjeta solidaridad tiene una cobertura limitada, ni siquiera alcanza un salario mínimo. No
dispone de los recursos necesarios para impactar efectivamente en la reduccion de pobreza y la
desigualdad social en la Republica Dominicana. Debe ser reevaluado.

En los últimos 11 años en Republica Dominicana no se ha diseñado un plan estratégico tendente a
reducir pobreza y desigualdad social. El horizonte está despejado, es un gran desafío para los
gobernantes dominicanos.

Ismael Batista.
Recomienda este artículo en las redes :
 
Contacto:Tels: 829 - 944 - 1313 y 809-524 - 2420
- Para nota de prensa o denunciar un caso escríbanos a: jm818420@live.com